12 DE DICIEMBRE DE 2017 |

"Lo que tengo frente a mi": Un libro que pone en valor el trabajo del recuperador urbano

Lunes, 11 Diciembre 2017 00:00

El libro "Lo que tengo frente a mi: Microrrelatos del Recuperador Urbano", de Matilde Marín, que contó con la colaboración del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, rescata y pone en valor el trabajo del recuperador urbano, ya que muestra a través de imágenes y relatos de los trabajadores, una actividad humana que se reconvirtió. Pasó de ser una actividad marginal a ser una atividad económica rentable para distintos actores sociales que se quedaron a la intemperie, desprotegidos de los vaivenes de la economía global y de las políticas económicas y sociales que adoptaron distintas administraciones gubernamentales en nuestro país.

Microrrelatos del recuperador urbano -  “Los cuerpos son lugares de existencia” -  Jean Luc Nancy

Un Proyecto que cobija y propone cambios en la manera de ver, pensar y actuar

"Lo que tengo frente a mi: Microrrelatos del recuperador urbano" es una propuesta creada por Matilde Marín, que pretende brindar un escenario de producción interactiva donde convivan múltiples lenguajes artísticos enfocados bajo una perspectiva socio-ambiental y de desarrollo cultural demarcada dentro del Distrito de las Artes.  El proyecto otorga participación directa a los actores sociales que protagonizan el proceso de recuperación y reciclaje urbano a través de testimonios seleccionados involucrándolos en actividades creativas y educacionales.

La iniciativa propuesta por Marín tiene la intención de crear plataformas de reflexión sobre las formas de organización para la recolección de residuos. Para ello, Marín promueve el cruce de experiencias artísticas vinculadas a esta nueva figura que se rige como eje importante de la recolección y reciclaje de residuos, hoy entendido oficialmente como recuperadores urbanos activos (Ley de Higiene Urbana, contratos 2014).

Link hacia el libro: http://trebolcoop.com.ar/noticias/nota_loquehayfrenteami.html

La verdad, es que en cuanto a la investigación y desarrollo de la pieza literaria, desde nuestro punto de vista, es muy valiosa en cuanto a que exhibe en pocas páginas y varias y buenas imágenes fotográficas, bien seleccionadas, una realidad que nos dolió y que aún nos duele a todos: la falta de trabajo producto de la crisis económica y social de la década de los `90 y de 2001, y que aumentó más la exclusión social, la deuda externa e interna, la inestabilidad económica, el corralito, la inflación, la recesión, etc.. pero que encuentra, afortunadamente, un cauce positivo, enriquecedor, creativo, paleativo si se quiere, en donde hombres y mujeres desempeñan un rol protagónico ante la adversidad, convirtiéndose en actores y protagonistas  fundamentales, en trabajadores de la necesidad y el sustento no tradicional.

Recuperadores urbanos, se los llama, no simples cartoneros, porque los distingue la organización que se dieron para tal finalidad y en donde la recolección se transformó en un medio estratégico para la supervivencia de miles de familias.

En ese sentdo, el Gobierno porteño reconoció el nacimiento de esta nueva  actividad, comprometiéndose a proveer los recursos necesarios "para dar cumplimiento al plan de trabajo presentado", por las Cooperativas, ya que la Ciudad tiene concesiones acordadas para la recolección de residuos.

Ahora bien, este proceso que "despertó el interés y el  financiamiento por parte del Gobiero de la Ciudad y de diferentes empresas, organismos estatales y actores sociales que posibilitaron la transformación de una actividad marginal en una actividad social productiva e integrada a nuestro sistema económico”, SIC., tal cual como describe el libro de referencia, hoy se encuentra en pleno desarrollo gracias al acuerdo suscripto por 12 cooperativas -entre ellas El Trébol- en enero de 2013.

No es casual que los integrantes de la Cooperativa "El Trébol", tengan una activa participación en algunos pasajes de relatos del libro de Marín, ya que esta organización ganó, en 2010, el “Concurso Público para la Contratación del Servicio de Recolección de Residuos Sólidos Urbanos Secos”, y desde entonces, más de cuarenta familias dependen del trabajo que realiza El Trébol en la zona de La Boca-Barracas.

Ir al Libro: CLICK AQUI

compartir

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria