25 DE FEBRERO DE 2018 |

La Fiscalía de la Ciudad recuperó un equivalente al largo de ocho cuadras usurpado por locales que comercializaban mercadería de dudosa procedencia, en las inmediaciones de la estación de trenes del barrio porteño de Liniers.
(Ver más imágenes al final de la nota)

El procedimiento fue coordinado por Celsa Ramírez, a cargo de Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Nº21 de la Ciudad. A lo largo de este año, la Fiscal Ramírez llevó a cabo en la zona nueve operativos contra la venta ilegal, a través de los cuales desbarató más de una docena de depósitos de mercadería ilegal y desguasó una feria de puestos improvisados a un costado del Ferrocarril Sarmiento, bajo un cruce de la Avenida General ubicado en el límite entre el barrio porteño de Liniers y la localidad bonaerense de Ciudadela.

En esta ocasión, la investigación probó que la empresa estatal Playas Ferroviarias de Buenos Aires alquilaba a comercios particulares parte de las veredas del perímetro de la estación. A lo largo de unas ocho cuadras de la Avenida Rivadavia y las calles Francisco de Viedma y Ángel Roffo, en estructuras de material de tamaño reducido funcionaban locales de los más diversos rubros (parrillas, bares, kioscos, jugueterías, compostura de calzado, peluquerías, panaderías, verdulerías, entre otros) en los que se comercializaba mercadería de procedencia dudosa.

Por iniciativa de la Fiscal, la jueza María Cristina Nazar (a cargo del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas Nº26 de la Ciudad), convocó a una audiencia en la que participaron Playas Ferroviarias de Buenos Aires, la Agencia de Administración de Bienes del Estado y la Dirección General de Fiscalización de Espacios Públicos. Mediante esta audiencia se acordó la restitución de las veredas usurpadas al área de espacio público, previo desalojo y demolición de las estructuras.

En escasos días se concretaron los correspondientes desalojos, y se espera que en breve el espacio público sea reformado para ser funcional a las demandas del considerable caudal de usuarios del transporte público en esta arteria central para el ingreso a la Ciudad.

La Fiscalía de la Ciudad desbarató, el pasado viernes 10 de noviembre, siete depósitos de mercadería destinada a la venta ilegal, ubicados en las inmediaciones de la avenida Avellaneda, en la zona limítrofe entre los barrios de Flores y Floresta. (Ver galería de imágenes al final de la nota)

El operativo fue coordinado por la Fiscal Celsa Ramírez, a cargo de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N°21 de la Ciudad. En el marco de una investigación por infracción del artículo 86 del Código Contravencional de la Ciudad (usar indebidamente el espacio público con fines lucrativos), la Fiscal ordenó que se realizaran tareas para determinar los lugares aledaños a la avenida Avellaneda donde era guardada la mercadería que durante el día se destinada a los llamados manteros.

Durante 2017, la Fiscal Ramírez encabezó ocho operativos contra la venta ilegal en el barrio de Liniers, desbaratando más de una docena de depósitos y una “Saladita” ubicada bajo un cruce de la Avenida General Paz, junto a las vías del Ferrocarril Sarmiento.

En esta ocasión, los resultados determinaron que dos de los depósitos se ubicaban sobre la Avenida Avellaneda, donde hasta hace dos años se congregaban masivamente manteros y puestos de venta sin autorización. Un tercer depósito funcionaba en cuatro habitaciones de un hotel familiar ubicado a escasas cuadras de la intersección de Avellaneda y Nazca. Y los cuatro restantes, a lo largo de nueve cuadras de la avenida, en un radio de menos de cuatro calles a la redonda.

Como resultado de los allanamientos realizados por un fuerte despliegue de la División de Contravención y de Faltas de la Policía de la Ciudad, a cargo del Subcomisario Sergio Herrera, se secuestraron alrededor de 400 bultos con mercadería que incluía indumentaria, perfumes, calzado, carteras, bijouterie, calzados y medias. Además de cargadores de celulares, anteojos, paraguas y selfie sticks. Para su traslado fueron necesarios tres camiones, que llevaron la mercadería para su resguardo a un depósito ubicado en el barrio de La Boca.

En los siete domicilios allanados se identificaron a unas treinta personas de nacionalidad extranjera, por lo que se dio intervención a la Dirección Nacional de Migraciones. Como parte del procedimiento, uno de los imputados fue aprehendido por tener en su poder pasaportes de Bangladesh, Senegal, India y Paquistán, con el objeto de ser peritados para constatar su autenticidad.

Ninguno de los domicilios contaba con la correspondiente habilitación para funcionar como depósito, por lo cual se procedió a su clausura. En uno de los lugares, ubicado sobre la calle Emilio Lamarca (casi Avellaneda), además del depósito con mercadería destinada a la venta ilegal también funcionaba un restaurante que tampoco contaba con permisos para su funcionamiento. Razón por la cual se procedió a decomisar y destruir en un camión compactador alrededor de 60 kilos de alimentos de dudosa procedencia.

Los allanamientos fueron realizados en forma simultánea y autorizados por el Juez Ladislao Endre (a cargo del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas N°25 de la Ciudad). Asimismo, contaron con la participación de personal de la  del área de la División Contravenciones y Faltas de la Policía de la Ciudad,Agencia Gubernamental de Control y Espacio Publico del Gobierno de la Ciudad.

Según datos de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), en el tercer trimestre de este año, la venta ilegal callejera bajó un 21,7 por ciento a nivel nacional, con "importantes reducciones" en la Ciudad de Buenos Aires.

La fiscal Ramírez destacó el trabajo conjunto y permanente de los distintos organismos, fundamentalmente la Policía de la Ciudad con la Fiscalía. "La investigación se encuentra cada vez más cerca de los organizadores de esta mafia que utilizan a las personas más vulnerables, y las someten a la explotación laboral y a vivir en condiciones miserables- sostuvo la fiscal-. Mientras que los que manejan el negocio se enriquecen de manera ilicita y generan competencia desleal con el resto de los comercios".

Buenos Aires 13 de noviembre de 2017

Artículo 86 - Usar indebidamente el espacio público -. Quien organiza actividades lucrativas no autorizadas en el espacio público, en volúmenes y modalidades similares a las del comercio establecido, es sancionado/a con multa de diez mil ($ 10.000) a sesenta mil ($ 60.000) pesos. Quien realiza actividades lucrativas no autorizadas en el espacio público es sancionado/a con multa de quinientos ($ 500) a mil ($ 1.000) pesos. No constituye contravención la venta ambulatoria en la vía pública o en transportes públicos de baratijas o artículos similares, artesanías y, en general, la venta que no implique una competencia desleal efectiva para con el comercio establecido, ni la actividad de los artistas callejeros en la medida que no exijan contraprestación pecuniaria.

La Fiscalía de la Ciudad procedió hoy por la mañana a la clausura y posterior desguace de una docena de puestos ilegales de venta improvisados a un costado de la línea del Ferrocarril Sarmiento, bajo un cruce de la Avenida General ubicado en el límite entre el barrio porteño de Liniers y la localidad bonaerense de Ciudadela. (Ver galería de imágenes al final de la nota)

La “saladita”, que se encontraba en el Pasaje Ángel Roffo, a metros del cementerio israelita de Ciudadela, concentraba desde kioscos, jugueterías y zapaterías hasta parrillas y un puesto de venta de frutas y verduras.

Por orden de la Fiscal Celsa Ramírez (a cargo de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N°21 de la Ciudad), se secuestró toda la mercadería que se encontraba a la venta en los puestos en cuestión: un total de 58 bultos que contenían 1611 bebidas, 1274 golosinas, casi 1000 pares de pantuflas y ojotas, 538 juguetes, 472 prendas de vestir, 139 artículos de ferretería y 115 bolsos y mochilas.

Los alimentos, al no hallarse en condiciones aptas para el consumo, fueron decomisados por la Dirección General de Higiene y Seguridad Alimentaria del Gobierno de la Ciudad. Se trató de casi 200 kilos de comidas elaboradas, cortes de carnes, achuras, y otros alimentos en mal estado. Asimismo se constató la existencia de roedores entre los alimentos encontrados.

Finalmente, se desarmaron las estructuras de los puestos, previo el secuestro de los objetos utilizados en el día a día en el comercio: sillas, mesas, carteles publicitarios, anafes, microondas, pancheras, radiograbadores, tablones de madera, garrafas, neumáticos, entre otros objetos.

Este es el séptimo operativo contra la venta ilegal en el barrio de Liniers que realiza en lo que va del año por la Fiscal Ramírez. Anteriormente, ordenó la clausura y el secuestro de la mercadería de dudosa procedencia en casi 100 locales ubicados en las inmediaciones de la estación de trenes de Liniers.  

El operativo se llevó a cabo junto a la Policía de la Ciudad,  la Agencia Gubernamental de Control del Gobierno de la Ciudad y el Cuerpo de Investigaciones Judiciales de la Fiscalía de la Ciudad.

Se secuestraron 58 bultos con:

-1611 bebidas

-1274 golosinas

-Casi 1000 pares de pantuflas y ojotas

-538 juguetes

-472 prendas de vestir

-139 artículos de ferretería

-115 bolsos y mochilas.

La Fiscalía de la Ciudad ordenó una serie de inspecciones en locales comerciales del barrio de Once, el pasado 16 de agosto, con el fin de detectar la comercialización ilegal de artículos de perfumería. Como resultado de los operativos, se secuestraron 3067 perfumes apócrifos de diversas marcas de renombre internacional.

La investigación es llevada adelante por la fiscal Celsa Ramírez, a cargo de la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas Nº 35, que resolvió la detención de los responsables de tres locales por comercializar productos potencialmente nocivos para la salud y que estaban infringiendo el artículo 201 del Código Penal. Dos de los locales se encuentran en la calle Paso al 100 y el restante en Bartolomé Mitre al 2300.

Los tres detenidos fueron trasladados, en primer lugar, a la Oficina Central de Identificación del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, y luego a la Fiscalía Nº 35, a fin de recibírseles declaración indagatoria.

El operativo fue realizado por la División Contravenciones y Faltas de la Policía de la Ciudad que secuestró 3067 perfumes apócrifos, utilizando marcas como “Giorgio Armani”, “Carolina Herrera”, “Paco Rabanne”, “Ralph Lauren”, “Nina Ricci”, “Kenzo”, “Lancome”, “Dior”, “Lacoste”, “Jesús del Pozo” y similares.

A través de las inspecciones realizadas se constató que los locales mencionados poseían en exhibición y venta perfumes con marcas falsificadas, sin los controles sanitarios adecuados ni el rotulado correspondiente expedidos por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

La fiscal Ramírez ordenó el secuestro de la totalidad de la mercadería ilegal, la cual fue inventariada y colocada en bultos cerrados. Además, Intervinieron en la causa organismos como la Dirección Nacional de Migraciones, la Dirección General de Fiscalización del Espacio Público, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), la Agencia Gubernamental de Control, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y la División Contravenciones y Faltas de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires.

Página 1 de 3

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria