25 DE FEBRERO DE 2018 |

La Fiscalía de la Ciudad investiga a los responsables de la aplicación telefónica Easy Taxi, por presunta organización de actividades lucrativas en el espacio público sin autorización. En el marco de este caso, el Fiscal de Cámara Martín Lapadú realizó un allanamiento en una oficina de la compañía, que funcionaba en un local comercial del barrio de Chacarita.

Easy Taxi es una aplicación internacional que, al igual que Uber, funciona por geolocalización y sirve para solicitar servicios de transporte de pasajeros. En este caso, el servicio no es brindado por autos particulares sino por taxis.

En 2015, la Sala III del Fuero Contencioso, Administrativo y Tributario de la Ciudad ordenó el cese de actividades de Easy Taxi, imponiendo a la empresa que regularice el servicio de acuerda a la legislación local.  

Al probarse la flagrancia, Lapadú procedió a la clausura inmediata de la oficina de Easy Taxi. Como parte del procedimiento, autorizado por el juez Rodolfo Ariza Clerici (a cargo del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas N°1 de la Ciudad), se secuestró documentación vinculada a las operaciones llevadas a cabo mediante la reconocida aplicación, además de equipos informáticos y teléfonos celulares. Finalmente, Lapadú solicitó el bloqueo de la web y la aplicación al Ente Nacional de Comunicaciones.

“Resulta de suma importancia el bloqueo y embargo de las cuentas bancarias, desde donde extraeremos los datos e información necesaria para verificar la posible comisión  del delito de evasión Tributaria por parte de Easy Taxi y sus directivos”, señaló Lapadú.

El Fiscal, que desde 2016 encabeza una compleja investigación sobre las irregularidades cometidas por el servicio de transporte de pasajeros Uber, destacó el trabajo que se realiza para desbaratar “sistemas ilegales de organización de transporte público, que trabajan en nuestra ciudad al margen de los controles estatales y del cumplimiento de las normativas reglamentarias que hacen a la seguridad de las personas”

El caso es investigado por el Área de Casos Especiales de la Unidad Fiscal Oeste, a partir de una denuncia presentada por 22 empresas de radio taxi a propósito de la falta de autorización del Gobierno de la Ciudad con la que opera Easy Taxi.

Buenos Aires, 30 de noviembre de 2017

Marco Legal

Código Contravencional:

Artículo 86 - Usar indebidamente el espacio público -. Quien organiza actividades lucrativas no autorizadas en el espacio público, en volúmenes y modalidades similares a las del comercio establecido, es sancionado/a con multa de diez mil ($ 10.000) a sesenta mil ($ 60.000) pesos. Quien realiza actividades lucrativas no autorizadas en el espacio público es sancionado/a con multa de quinientos ($ 500) a mil ($ 1.000) pesos. No constituye contravención la venta ambulatoria en la vía pública o en transportes públicos de baratijas o artículos similares, artesanías y, en general, la venta que no implique una competencia desleal efectiva para con el comercio establecido, ni la actividad de los artistas callejeros en la medida que no exijan contraprestación pecuniaria.

La Fiscalía de la Ciudad desbarató, el pasado viernes 10 de noviembre, siete depósitos de mercadería destinada a la venta ilegal, ubicados en las inmediaciones de la avenida Avellaneda, en la zona limítrofe entre los barrios de Flores y Floresta. (Ver galería de imágenes al final de la nota)

El operativo fue coordinado por la Fiscal Celsa Ramírez, a cargo de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N°21 de la Ciudad. En el marco de una investigación por infracción del artículo 86 del Código Contravencional de la Ciudad (usar indebidamente el espacio público con fines lucrativos), la Fiscal ordenó que se realizaran tareas para determinar los lugares aledaños a la avenida Avellaneda donde era guardada la mercadería que durante el día se destinada a los llamados manteros.

Durante 2017, la Fiscal Ramírez encabezó ocho operativos contra la venta ilegal en el barrio de Liniers, desbaratando más de una docena de depósitos y una “Saladita” ubicada bajo un cruce de la Avenida General Paz, junto a las vías del Ferrocarril Sarmiento.

En esta ocasión, los resultados determinaron que dos de los depósitos se ubicaban sobre la Avenida Avellaneda, donde hasta hace dos años se congregaban masivamente manteros y puestos de venta sin autorización. Un tercer depósito funcionaba en cuatro habitaciones de un hotel familiar ubicado a escasas cuadras de la intersección de Avellaneda y Nazca. Y los cuatro restantes, a lo largo de nueve cuadras de la avenida, en un radio de menos de cuatro calles a la redonda.

Como resultado de los allanamientos realizados por un fuerte despliegue de la División de Contravención y de Faltas de la Policía de la Ciudad, a cargo del Subcomisario Sergio Herrera, se secuestraron alrededor de 400 bultos con mercadería que incluía indumentaria, perfumes, calzado, carteras, bijouterie, calzados y medias. Además de cargadores de celulares, anteojos, paraguas y selfie sticks. Para su traslado fueron necesarios tres camiones, que llevaron la mercadería para su resguardo a un depósito ubicado en el barrio de La Boca.

En los siete domicilios allanados se identificaron a unas treinta personas de nacionalidad extranjera, por lo que se dio intervención a la Dirección Nacional de Migraciones. Como parte del procedimiento, uno de los imputados fue aprehendido por tener en su poder pasaportes de Bangladesh, Senegal, India y Paquistán, con el objeto de ser peritados para constatar su autenticidad.

Ninguno de los domicilios contaba con la correspondiente habilitación para funcionar como depósito, por lo cual se procedió a su clausura. En uno de los lugares, ubicado sobre la calle Emilio Lamarca (casi Avellaneda), además del depósito con mercadería destinada a la venta ilegal también funcionaba un restaurante que tampoco contaba con permisos para su funcionamiento. Razón por la cual se procedió a decomisar y destruir en un camión compactador alrededor de 60 kilos de alimentos de dudosa procedencia.

Los allanamientos fueron realizados en forma simultánea y autorizados por el Juez Ladislao Endre (a cargo del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas N°25 de la Ciudad). Asimismo, contaron con la participación de personal de la  del área de la División Contravenciones y Faltas de la Policía de la Ciudad,Agencia Gubernamental de Control y Espacio Publico del Gobierno de la Ciudad.

Según datos de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), en el tercer trimestre de este año, la venta ilegal callejera bajó un 21,7 por ciento a nivel nacional, con "importantes reducciones" en la Ciudad de Buenos Aires.

La fiscal Ramírez destacó el trabajo conjunto y permanente de los distintos organismos, fundamentalmente la Policía de la Ciudad con la Fiscalía. "La investigación se encuentra cada vez más cerca de los organizadores de esta mafia que utilizan a las personas más vulnerables, y las someten a la explotación laboral y a vivir en condiciones miserables- sostuvo la fiscal-. Mientras que los que manejan el negocio se enriquecen de manera ilicita y generan competencia desleal con el resto de los comercios".

Buenos Aires 13 de noviembre de 2017

Artículo 86 - Usar indebidamente el espacio público -. Quien organiza actividades lucrativas no autorizadas en el espacio público, en volúmenes y modalidades similares a las del comercio establecido, es sancionado/a con multa de diez mil ($ 10.000) a sesenta mil ($ 60.000) pesos. Quien realiza actividades lucrativas no autorizadas en el espacio público es sancionado/a con multa de quinientos ($ 500) a mil ($ 1.000) pesos. No constituye contravención la venta ambulatoria en la vía pública o en transportes públicos de baratijas o artículos similares, artesanías y, en general, la venta que no implique una competencia desleal efectiva para con el comercio establecido, ni la actividad de los artistas callejeros en la medida que no exijan contraprestación pecuniaria.

La Fiscalía de la Ciudad allanó y clausuró ayer por la mañana dos viviendas del barrio de Liniers en las que funcionaban sendos depósitos de mercadería destinada al comercio ilegal.

El procedimiento, consecuencia de una investigación de más de tres meses que reconstruye el circuito de producción, distribución y venta de los llamados “manteros” de Liniers, fue coordinado por la Fiscal Dra. Celsa Ramírez, a cargo de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N°21.

En esta ocasión, uno de los depósitos se encontraba en la calle Ibarrola, a escasos metros de la terminal de micros. El restante, estaba ubicado en el pasaje El Hornero, en la zona residencial de Liniers que es popularmente conocida como “el barrio de las mil casitas”. En ambos lugares se detuvieron a las personas presuntamente a cargo: dos ciudadanos senegaleses de alrededor de 35 años, acusados respectivamente de atentado y resistencia a la autoridad, y de desobediencia por prohibición de ingreso al país.

Como resultado del procedimiento se secuestraron 169 bultos de mercadería que contenían anteojos, zapatillas, cinturones, bijouterie, gorras, carteras, billetera, pantalones, remeras, e incluso jueguetes, parlantes y accesorios de telefonía celular. También se incautaron más de 40 estructuras metálicas para el armado de puestos callejeros.

El allanamiento fue autorizado por el juez Ladislao Endre, a cargo del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas N°25 de la Ciudad.

En lo que va del año, la Fiscal Ramírez lleva realizados en la zona ocho operativos contra este tipo de práctica. El pasado mes de agosto, ordenó la clausura y el desguace de una docena de puestos ilegales de venta improvisados a un costado de la línea del Ferrocarril Sarmiento, bajo un cruce de la Avenida General Paz ubicado en el límite entre el barrio porteño de Liniers y la localidad bonaerense de Ciudadela. Anteriormente, la Fiscal había ordenado la clausura y el secuestro de la mercadería de dudosa procedencia en casi 100 locales ubicados en las inmediaciones de la estación de trenes de Liniers. 

Participaron del operativo la Policía de la Ciudad, la Agencia Gubernamental de Control y la Dirección General de Migraciones.

Artículo 86 - Usar indebidamente el espacio público -. Quien realiza actividades lucrativas no autorizadas en el espacio público es sancionado/a con multa de quinientos ($ 500) a mil ($ 1.000) pesos.

Quien organiza actividades lucrativas no autorizadas en el espacio público, en volúmenes y modalidades similares a las del comercio establecido, es sancionado/a con multa de diez mil ($ 10.000) a sesenta mil ($ 60.000) pesos.

No constituye contravención la venta ambulatoria en la vía pública o en transportes públicos de baratijas o artículos similares, artesanías y, en general, la venta que no implique una competencia desleal efectiva para con el comercio establecido, ni la actividad de los artistas callejeros en la medida que no exijan contraprestación pecuniaria.

La Fiscalía de la Ciudad encabezó un operativo en la reconocida Avenida Warnes de la Ciudad de Buenos Aires, que concluyó con tres detenidos y el allanamiento de dos locales y un depósito donde se incautaron más de dos mil autopartes de origen dudoso.

El procedimiento fue encabezado por el Fiscal de la Ciudad Norberto Brotto, Fiscalía Nro. 2 del Ministerio Publico Fiscal de la Ciudad, en coordinación con la Policía de la Ciudad y la Agencia Gubernamental de Control.

El pasado miércoles 5 de junio, el Fiscal Brotto ordenó la clausura de un local de venta de autopartes ubicado en la Avenida Warnes al 1500, al comprobarse que vendían piezas sin la correspondiente oblea que garantiza su legalidad. Unas horas más tarde, la policía observó a tres individuos que ingresaban al local mediante un techo lindero, sustrayendo autopartes que trasladaban en un ciclomotor a un comercio vecino de Warnes al 1600.

El Fiscal ordenó la detención de los tres individuos, que resultaron ser dos jóvenes de poco más de veinte años y un hombre de mediana edad; se les imputó el delito de  Violación de Domicilio (Artículo 150 del Código Penal).

En cuestión de horas, el Juez de la Ciudad Norberto Circo hizo lugar al pedido de allanamiento de estos dos locales solicitados por el Fiscal Brotto. El jueves 6 de junio, Brotto coordinó el allanamiento, secuestrando autopartes sin oblea, obleas usadas presuntamente dispuestas para reciclar en repuestos de dudosa procedencia, computadoras y celulares.

Asimismo se encontró un llavero con una inscripción que decía “Leiva”. Al aparecer entre los papeles examinados comprobantes de alquiler de un lugar en la calle Leiva al 4578, a escasos 400 metros de los dos locales allanados, se comprobó rápidamente que se trataba de un depósito y el Fiscal Brotto solicitó un nuevo allanamiento. Allí se secuestraron un auto con pedido de captura activo Renault Clío Mío dominio MWI-013 y un vehículo de marca Chevrolet. También se incautaron autopartes y se dejó una consigna hasta tanto se terminase el procedimiento, al dia siguiente.

El viernes 7 por la mañana se llevó a cabo el tercer allanamiento, en el depósito de Leiva al 4500, dando como resultado el secuestro de 2300 autopartes de procedencia dudosa.

La investigación sigue su curso, y en palabras del Fiscal Brotto el objetivo es llegar mediante la información incautada a los desarmaderos que proveen a estos comercios.

Ver Vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=H-SohWQeWJI

Página 1 de 12

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria