17 DE OCTUBRE DE 2017 |

Diputados nacionales, legisladores porteños, ex funcionarios y dirigentes se reunieron ayer a la tarde en el Instituto Patria para trabajar sobre la propuesta del FpV de cara a las próximas elecciones legislativas en la Ciudad de Buenos Aires.

Diputadas y diputados nacionales y de la Ciudad, numerosos dirigentes políticos y sindicales, ex funcionarios y personalidades, se reunieron ayer a la tarde en el Instituto Patria donde dialogaron sobre la crítica situación económica y social del país que impacta directamente en la vida de los porteños y las porteñas. Se afirmaron como la única propuesta real opositora al macrismo y ratificaron la necesidad de trabajar por un modelo de inclusión y para las mayorías que derrote al neoliberalismo de Cambiemos.

Además, señalaron que “frente al brutal empeoramiento de las condiciones de vida de los porteños, producto del tarifazo, de la inflación, de la creciente desocupación y caída del consumo, así como de la profundización de la desigualdad, no hay lugar para la disputa de egos de los dirigentes ni para  ningún tipo de sectarismo. Las discusiones y las diferencias se procesan caminando juntos en la lucha contra el ajuste”. En ese sentido, coincidieron en la voluntad de desarrollar acciones territoriales, destacando el papel fundamental que cumple la fuerza militante de las organizaciones del FPV en la calle.

“Es tiempo de definiciones claras y contundentes. En Argentina hay en disputa dos modelos de país. Uno que trabaja para aumentar la renta empresaria concentrada a costa de la exclusión y la miseria de los trabajadores, y otro que promueve un país soberano, independiente y con justicia social para sus más de 40 millones de habitantes; éste último tiene a Cristina como principal referencia, y por él trabajamos día a día”, expresaron desde el Frente para la Victoria porteño.

Asimismo afirmaron que “no hay posibilidad de cogobierno entre los dos modelos, ni en el país, ni en la Ciudad, donde el neoliberalismo está expresado en las dos opciones del oficialismo. Tampoco hay margen para las gestualidades, con la falsa excusa de la gobernabilidad, porque no hay gobernabilidad posible si la exclusión se vuelve una política de Estado”, afirmaron las y los dirigentes.

De la reunión participaron los diputados nacionales del FpV Nilda Garré, Juan Cabandié, Carlos Heller y Axel Kicillof; los legisladores porteños del FpV Carlos Tomada, José Campagnoli, Paula Penacca, Andrea Conde, Lorena Pokoik, Javier Andrade, María Magdalena Tiesso y Pablo Ferreyra; los dirigentes políticos Mariano Recalde, Gabriela Cerruti, Alicia Castro, Victoria Montenegro, Leandro Santoro, Gabriela Alegre, Alejandro "Coco" Garfagnini, Oscar González, Lía Méndez, Juan Carlos Junio, Gustavo López, Estanislao Grasi, Osvaldo Peula, Alejandro Otero, Guido Levy, Carlos Montero, Delfina Rossi y Julio Guarido; la ex Ministra de Cultura, Teresa Parodi, la ex Ministra de Seguridad, Cecilia Rodríguez y el ex Ministro de Salud, Daniel Gollán. Asimismo, asistieron representantes del PC, el PCCE, Peronismo Militante, el Partido para la Victoria, el Partido Humanista, el Frente Grande, el Hormiguero, el Movimiento 26 de julio y el Socialismo para la Victoria.

También estuvieron presentes los dirigentes sindicales Roberto Pianelli (Metrodelegados), Claudio Marín (FOETRA), Vanesa Siley (SITRAJU Capital) y representantes de la Mesa Política Sindical CABA.

Acompañaron la reunión además, científicos y referentes de la cultura como Tristán Bauer, Alberto Cormick, Roberto Salvarezza, Dora Barranco, Jaime Sorín y David Blaustein, entre otros.

Malestar y bronca fueron las mayores coincidencias entre algunos de los dirigentes sindicales tras la convocatoria presidencial de ayer a la Casa de Gobierno para firmar un acuerdo con empresarios, para que por 90 días no haya despidos.

Voceros gremiales, que ayudaron a reconstruir el encuentro, señalaron que el momento más álgido con la decena de sindicalistas se vivió cuando Mauricio Macri los instó a participar de la firma del acuerdo para mantener los empleos durante tres meses.

Esta mañana, en diálogo con radio 10, Gerardo Martínez, de la Uocra, se mostró satisfecho con el anuncio.

Sin embargo, otros participantes de la reunión confiaron a Télam que uno de los dirigentes más enojados fue el titular del gremio de Obras Sanitarias, José Luis Lingeri, quién le expresó al presidente su desconfianza con los empresarios que se encontraban allí porque "son los mismos empresarios que estuvieron con Cristina Fernández de Kirchner y ahora están con vos".

Allegados al titular de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, sostuvieron ante Télam que la reacción de los "dirigentes sindicales fue negativa a participar porque ya los conocemos (a los empresarios) y la ley antidespidos va a salir sin modificaciones, aunque Macri la vete".

Tras la reunión con el presidente, los principales caciques sindicales se juntaron con gremialistas que adhieren a cada una de las centrales sindicales y debatieron largamente la intención de Macri de convocarlos a firmar con los empresarios un compromiso para que no haya despidos.

Barrionuevo llegó muy ofuscado a la sede de su gremio en avenida de Mayo al 900 y por momentos se temió que no participara de una cena acordada previamente con los dirigentes de 35 gremios de su central obrera, que ya lo aguardaban, y dos funcionarios nacionales.

Los funcionarios eran el secretario de Trabajo, Ezequiel Sabor, y el Superintendente de Servicios de Salud, Luis Servino, y entre los dirigentes gremiales se destacó la presencia de entre otros de Carlos Acuña (garagistas), Luis Cejas (Viajantes), Angel García (Seguridad), Silvio Etchehún (Carne) y Juan Martini (Tabaco), muy enojado porque despidieron a 20 trabajadores en la tabacalera Massalin.

El único que se evitó el mal trago fue el titular de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, quién afectado por una fuerte gripe no concurrió a la convocatoria presidencial.

Otro de los concurrentes dijo a Télam que "fue un acto voluntario que no arregla los problemas de los despidos públicos y privados con la frase 'vamos a mantener la plantilla', porque eso se puede interpretar como 'despido a alguien con 30 años que me cuesta tanto y lo reemplazo por un empleado joven que me sale muchos menos'".

También el secretario general de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), Juan Carlos Schmid, consideró hoy que si bien no hay "masividad" en los despidos, los hay "en muchos sectores", lo que va acompañado de poca certeza en el futuro por lo que llamó "un apagón informativo" de parte del Gobierno y el temor ante la apertura importadora.

Schmid, quien estuvo presente en la Casa de Gobierno ayer, precisó que la administración de Mauricio Macri "va para 150 días en el poder, y hay cosas que ya deberían haber estado", pero en contraposición existe de parte del gobierno un "apagón informativo" que no contribuye a reconocer los problemas, y que habla de "multiplicación de empleo e inversiones", algo que, dijo, "no se estaría viendo".

El sindicalista se mostró escéptico respecto al alcance y al compromiso de los empresarios con este acuerdo, ya que, dijo, "son los mismos que han practicado aumentos de precios que fueron un escándalo".

Schmid, en declaraciones a Radio Continental, consideró que el tema de los despidos "no tiene que ver con voluntarismo", sino con un "trazado económico y medidas concretas para consolidar el empleo que existe y multiplicar el que falta".

La coincidencia generalizada de los dirigentes, además del malestar con Macri, es presionar para que salga cuanto antes la ley antidespidos aprobada en el Senado y sin modificaciones, para frenar lo que ellos llaman despidos por goteo o encubiertos. (Télam)

Dirigentes sindicales cuestionaron duramente las declaraciones del asesor de Cambiemos acerca de la necesidad que tendrá el nuevo gobierno de congelar los sueldos y las jubilaciones, al señalar que el economista “es el otro yo de Mauricio Macri, es su cara oculta”.

“Melconian es el otro yo de Macri, dice lo que él no está en condiciones de expresar, porque le significaría una sangría de votos”, afirmó el secretario general de la CTA de los Trabajadores Hugo Yasky.

Para el dirigente del gremio docente, ”Melconian es la expresión de lo que viene de la mano de Macri si llegara a la presidencia”.

“Es el ajuste salarial y el congelamiento de las jubilaciones, el fin de la movilidad jubilatoria y el fin de las paritarias libres”, subrayó ante una consulta de la agencia Télam.

El economista de la alianza macrista-radical Cambiemos participó ayer con el presidente del Banco Provincia y asesor del candidato presidencial del Frente para la Victoria, Gustavo Marangoni, de un debate sobre la política económica después del 10 de diciembre en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

Melconian advirtió que "ya no se pueden subir más sueldos y jubilaciones" porque este gobierno "se fumó las reservas, las vacas y el trigo", al referirse a la táctica de esa alianza electoral para bajar la inflación.

Yasky dijo también que “es lógico pensar que quienes estuvieron de acuerdo con que la jubilación tenía que ser un negocio del capital financiero privado ahora vengan a intentar en un primer movimiento el congelamiento de las jubilaciones, porque lo que va a venir después va a ser su reprivatización”.

 Por su parte, el secretario general de la Unión Ferroviaria (UF), Sergio Sasia, advirtió hoy que “cualquier gobierno que atente contra las paritarias libres, la reactivación ferroviaria y las otras conquistas recuperadas en este tiempo por el movimiento obrero nos va a tener en la lucha, porque no vamos a permitir que esto se lleve adelante”.

Sasia planteó la contradicción en las declaraciones de los distintos referentes de la alianza macrista-radical, al señalar que “por un lado dicen que hay una inflación alta y por otro, dicen 'no al aumento de sueldos', ¿cómo se entiende esto?”, se preguntó.

“Lo que dice Melconian se puede interpretar que es el pensamiento del todo el equipo económico de Macri, es una cara visible de sus asesores”, remarcó hoy a Télam.

En tanto, el secretario general de la Unión Personal Civil de la Nación (UPCN), Andrés Rodríguez, señaló hoy a FM Latina que para la alianza Cambiemos “el problema era el aumento de los salarios”.

“Ya lo dijo ayer Melconian, uno de los principales asesores de esta alianza, que en realidad el problema era el aumento de los salarios y que había que congelarlos”, sostuvo, a la vez que manifestó que “eso es lo que representa Macri”.

En la misma línea, el titular de la Asociación Gremial de los Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP), Roberto Pianelli, consideró que el macrismo “se desbocó después de hacer una buena elección en la primera vuelta”.

"Obviamente que éste es el verdadero pensamiento de esta alianza y la política que llevaría a cabo si ganan las elecciones”, sostuvo.

Asimismo, el metrodelegado afirmó que “Melconian es un hombre de los grupos del poder financiero, de la misma manera que lo representa a Macri, y ellos son a los que va a poner a dirigir la economía, si ganan”.

“Cuando digo desbocado no es que haya dicho algo que está por fuera de lo que planifica Cambiemos”, aclaró al responder a una pregunta de Télam.

Al respecto, Pianelli explicó que le parece que "en una táctica electoral, que había generado Cambiemos en el último período de no decir lo que va a hacer, había tenido callado a todos sus referentes económicos, y ahora se desbocaron”.

“No sé si Macri estaría de acuerdo con lo que dijo ayer Melconian, da la impresión que hubiese preferido que hiciera silencio hasta después del balotaje, pero no tengo dudas de que ésa es la verdadera posición del macrismo”, completó. (Télam)

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, señaló ayer durante la presentación de su libro "Zonceras argentinas y otras yerbas" que el ex presidente Néstor Kirchner "encontró un país incendiado" y que "el gran desafío" de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner es "continuar la trasformación para las próximas generaciones".

Fernández sostuvo ayer que como "Néstor no está, el próximo presidente tiene que ser Cristina Fernández de Kirchner", al presentar en la Feria del Libro la obra "Zonceras argentinas y otras yerbas", de su autoría.

Aníbal Fernández dijo "estar orgulloso de este libro" que -según agregó- "nace en la necesidad visceral de responder a tanto absurdo organizado y tanta violencia verbal sin respuesta y calumnia disfrazada".

Durante el encuentro en la Feria del Libro, que contó con una masiva presencia de políticos, representantes de organizaciones sociales, sindicalistas y personalidades de la cultura, el jefe de Gabinete estuvo acompañado en el escenario por el escritor Alejandro Dolina, el periodista Alfredo Zaiat y el ministro Julio De Vido.

Tras iniciar su alocución agradeciendo las presencias, Fernández destacó respetuosamente estar participando de una feria que "como todos los años asisten hombres y mujeres de un colosal tamaño literario, escritores de la talla de Mario Vargas Llosa y filósofos de la profundidad de Fernando Sávater, que le han dado brillo y luz a esta feria", indicó.

El jefe de ministros explicó que su intención fue hacer "más que un texto, un gesto", entre cuyos destinatarios mencionó a la "juventud, de pibes y pibas que siendo jóvenes han comprendido, de la mano de Néstor y de Cristina, que la política tiene valor" y que de esta manera "podemos cambiar la vida de los argentinos".

A lo largo de toda su exposición, Fernández se dedicó a anticipar algunas de las "zonceras" que desmitifica en su obra, como las referidas a la "inmigración de baja calidad", el "carácter hegemónico de Néstor Kirchner", que se presentan habitualmente como verdades absolutas desde los medios de comunicación masivos.

"Por eso es que la vocación que nosotros tenemos es la de denunciar vehementemente esta posición, y que muestre la situación de los que vienen a hacer el trabajo que los argentinos no quieren hacer", indicó sobre el primer punto.

Más tarde, afirmó que "Néstor encontró este país prendido fuego con 54% de pobreza y 27% de indigencia", mientras que subrayó la "transformación que tenemos" a pesar de que "falta mucho y es uno de los grandes desafíos que la Presidenta tiene entre sus manos para la próxima promoción".

Asimismo, defendió la gestión en materia educativa, al afirmar que "Néstor se comprometió en el 2005 que en el 2010 iba a estar el 6% del PBI destinado a educación, y que resultó ser de %6,47", al igual que la política energética y el rumbo económico del país, entre otros temas.

En tanto, dirigiéndose al titular de la CGT que se hizo presente en el acto, Hugo Moyano, Fernández contó que otro objetivo en el libro fue desmitificar que la inflación está motivada por aumentos salariales.

"Con el secretario general de la CGT acá es casi una necesidad mencionarlo: que el trabajador tenga el derecho a reclamarlo cuanto quiera, porque Juan Perón nos legó las negociaciones colectivas de trabajo, que este gobierno reivindicó", apuntó el funcionario.

Fernández le pidió al titular de Camioneros que "por favor, no le tengamos miedo, que los compañeros sigan teniendo el derecho de reclamar lo que crean que les pertenece".

En tanto, recordó además "la enorme discriminación a la que fue sometida nuestra Presidenta", y agregó que "uno de los pensadores que escribe en el diario centenario, nos hablaba de la debilidad de la Presidenta. Todo esto nos muestra que si así es débil, como sería si no lo fuera".

Acompañaron al jefe de gabinete en la presentación de la obra que cuenta con un prólogo de la Presidenta y que está inspirada en Arturo Jauretche: los ministros, de Economía, Amado Boudou; de Desarrollo Social, Alicia Kirchner; de Defensa, Arturo Puriccelli; de Justicia, Julio Alak; de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao; y de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman; y el titular de AFSCa, Gabriel Mariotto.

Asimismo, se los pudo observar cerca del escenario al reelecto gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey; a los secretarios de Comunicación Pública, Juan Manuel Abal Medina; y de Cultura, Jorge Coscia; y a representantes de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo Línea Fundadora, como Taty Almeida y Estela de Carlotto, respectivamente.

En tanto, asistieron también diputados nacionales, autoridades universitarias y personalidades de la cultura, además de dirigentes sindicales que acompañaron a Hugo Moyano, como su hijo Facundo (Juventud Sindical), el diputado cegetista Omar Plaini y Juan Carlos Schmidt, titular del gremio de Dragado y Balizamiento. (Télam)

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria