28 DE ABRIL DE 2017 |

El cruce de advertencias entre ambos países elevó la tensión y estuvo mediado por las cancillerías de Rusia y China, aliados de Pyongyang, que intentaron bajarle el tono a la disputa.

Las declaraciones lanzadas en Seúl por el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, en las que le advirtió a Pyongyang sobre "una respuesta apabullante" ante un eventual ataque, fueron retrucadas por un alto funcionario norcoreano que, sin descartar "una guerra total", acusó a Donald Trump de preparar "un ataque preventivo para derrocar" al gobierno comunista norcoreano.

"Hoy en la península de Corea se ha creado una situación extremadamente peligrosa en la que nadie puede prever cuándo se va a quedar fuera de control y a derivar en una guerra total", aseguró este lunes el director general de Organizaciones Internacionales de Corea del Norte, Kim Chang-min.

Las declaraciones de este alto funcionario de la cancillería norcoreana se conocieron después de que el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, le sugiriera a Pyongyang no poner a prueba la determinación de Estados Unidos para resolver por la vía militar el conflicto en la península coreana.

"En las últimas dos semanas el mundo contempló la fuerza y la determinación de nuestro nuevo presidente con las acciones emprendidas en Siria y Afganistán. Corea del Norte haría bien en no poner a prueba su determinación o el poder del ejército de Estados Unidos", destacó Pence durante una conferencia de prensa junto al presidente interino surcoreano, Hwang Kyo-anh.

"Queremos lograr (una solución a la actual crisis) por medios pacíficos. Aun así, todas las opciones están sobre la mesa", advirtió el vicepresidente estadounidense en alusión a una salida bélica, aunque aseguró que Estados Unidos busca lograr seguridad "con medios pacíficos".

En este sentido, Kim aseguró que "sería un error esperar que Corea del Norte responda como Siria, que no tomó ninguna medida después de haber sido atacada por Estados Unidos".

"Washington dice que están todas las opciones sobre la mesa. No sólo ellos, nosotros también tenemos nuestras propias opciones", declaró el alto funcionario norcoreano.

Fuente: Télam

El banquero estadounidense, presidente del Chase Manhattan Bank desde hace más de una década y hombre de consulta de prestigio y alcance mundial, falleció este lunes en Nueva York.

El banquero David Rockefeller, presidente del Chase Manhattan Bank desde hace más de una década y hombre de consulta de prestigio y alcance mundial, falleció este lunes por la mañana en su casa de Pocantico Hills, Nueva York, a los 101 años, informó un portavoz de la familia.

El banquero, filántropo, asesor presidencial y nieto del fundador de la dinastía de los Rockefeller, murió mientras dormía, informó la prensa estadounidense.

Rockefeller fue fundador de la Comisión Trilateral, creada en 1973 y considerada una de las organizaciones privadas más influyentes del mundo. David era el único nieto vivo de John D. Rockefeller, el fundador del linaje de millonarios, que hizo su fortuna gracias al petróleo.

Licenciado en Economía en la Universidad de Harvard y doctorado en Londres y en la Universidad de Chicago (casa de estudios fundada por su familia) entró a trabajar en el Chase en 1946, con el rango directivo más bajo y con un sueldo anual de 3.500 dólares. Llegó a ser presidente ejecutivo en 1969 hasta que se retiró en 1981.

La fortuna de David Rockefeller al día de hoy, según la revista Forbes, se calcula en 3.300 millones de dólares. Además de banquero era republicano moderado y amante del arte. En su colección privada tiene obras de Picasso y Monet, entre otros.

Contribuyó decisivamente al desarrollo del Rockefeller Center, del Museo de Arte Moderno, de la Universidad Rockefeller y del World Trade Center.

Fuente: Télam

El gobierno de Estados Unidos que desde el viernes encabeza el presidente Donald Trump decidió aplazar por 60 días la decisión final para admitir el ingreso de limones procedentes de Argentina, una medida que había sido dispuesta por la anterior gestión de Barack Obama, de acuerdo con un comunicado del Departamento de Agricultura de ese país.

Luego de que la administración de Donald Trump decidiera posponer el ingreso de cítricos por 60 días, el secretario de Relaciones Internacionales de Tucumán, Jorge Neme, dijo que "no hay razones para suspender la apertura del mercado de limones de Estados Unidos".

"No hay motivos para suspender la apertura, hay que ver muchas cosas, pero tenemos una regla aprobada y establecida", dijo Neme en diálogo con Télam.

El funcionario recordó que se trata de "una medida general que suspende por 60 días todos los trámites en curso en relación con las cuestiones que estaban sujetas a procesos de habilitación; en su momento (Barack) Obama hizo lo mismo, es usos y costumbres cada vez que llega una nueva administración".

Para Neme, la medida tomada por la administración de EEUU "es un paréntesis, que por ahora significa que en en lugar del 25 de enero, las exportaciones se abrirán el 25 de marzo".

Consultado por la posibilidad de que la decisión se extienda en el tiempo, Neme consideró que "para que se suspenda definitivamente deberían cambiar el protocolo sanitario y dar de baja lo que se acordó, lo que no es tan fácil".

Esta mañana se conoció que el gobierno de los Estados Unidos decidió suspender por 60 días el ingreso de limones procedentes de Argentina, de acuerdo con un comunicado del Departamento de Agricultura de ese país.

El presidente electo prometió "recuperar las fronteras", "eliminar el islamismo radical" y llevar adelante una política proteccionista en su primer discurso como mandatario. Cobertura minuto a minuto

El empresario republicano Donald Trump se convirtió hoy en el presidente número 45 de Estados Unidos, luego de prestar juramento en la ceremonia oficial de investidura en las escalinatas del Capitolio.

"El 20 de enero de 2017 será recordado como el día en el que pueblo de Estados Unidos recuperó el poder", aseveró Trump en su discurso pronunciado bajo una leve lluvia y en medio de los aplausos del poco público que asistió a la ceremonia.

"Nosotros, los ciudadanos de Estados Unidos, estamos unidos en un gran esfuerzo nacional para reconstruir nuestro país y restaurar su promesa para todo su pueblo. Juntos, determinaremos el rumbo de Estados Unidos y de todo el mundo durante muchos, muchos años por venir", agregó Trump.

Asimismo, destacó que su gobierno "erradicará al terrorismo radical islámico".

"Reforzaremos viejas alianzas y formaremos nuevas. Y uniremos el mundo civilizado contra el terrorismo radical islámico, al que erradicaremos completamente de la faz de la tierra", sostuvo durante su discurso.

Poco después de que el magnate comenzara a hablar, muchos de los asistentes al acto comenzaron a abandonar el lugar acobardados por el clima y desalentados por los problemas de sonido que imposibilitaron escuchar las palabras del flamante presidente, según pudo comprobar la enviada especial de Télam a Washington.

Una pareja de alrededor de 60 años se retiró porque el discurso "no se escuchaba" y además estaba "goteando", mientras que unos jóvenes veinteañeros abandonaron el lugar porque ya habían podido presenciar una parte del acto y querían "tomar el metro antes de que se llene de gente".

Trump llegó al Congreso alrededor de las 11.40 (las 13.40 de Argentina).

Visiblemente nervioso, bajó las escalinatas del Capitolio, saludó al público con su habitual pulgar arriba y luego se acercó a los ya ex inquilinos de la Casa Blanca Barack y Michelle Obama, antes de ubicarse en su asiento, en la fila de la derecha, junto a su esposa, Melania.

Antes de la entrada triunfal de Trump, ingresó Obama, sonriente, junto a quien fuera su vicepresidente, Joe Biden.

Luego de saludar a algunas personas, se ubicó en la primera fila de la izquierda, delante de su esposa, y de algunas caras conocidas, como la del ex presidente republicano George W. Bush, el demócrata Bill Clinton y su esposa, Hillary, derrotada en las elecciones en las que Trump obtuvo la presidencia.

El senador republicano por Missouri, Roy Blunt, abrió la ceremonia con un discurso en el que hizo una repaso de traspasos anteriores y mencionó a varios ex presidentes, entre ellos Abraham Lincoln y John F. Kennedy.

A las 12 en punto (las 14 de Argentina), Trump juró, ante el presidente de la Corte Suprema, juez John G. Roberts, "preservar, proteger y defender la Constitución de Estados Unidos".

"Dios, ayúdame", exclamó Trump al término del juramento realizado sobre dos Biblias, la que le regaló su madre cuando egresó de la secundaria y la que uso el 16° presidente de Estados Unidos, Lincoln, cuando fue investido en 1861.

En 2009 y 2013, el presidente Barack Obama también había usado esa Biblia.

Por María Laura Carpineta

Fuente: Télam

Página 1 de 28

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria

Could not open a directory stream for /var/www/clients/client207/web310/web/images/stories/show/