24 DE NOVIEMBRE DE 2017 |

"No hay una apuesta a la industria nacional y eso repercute en los barrios"

Jueves, 09 Marzo 2017 14:35

Los trabajadores de la economía popular tuvieron gran presencia en la marcha convocada por las centrales obreras y distintas organizaciones. Los reclamos del sector ante la inflación y la pérdida de empleos.

(Ansol).- “Como balance entendemos que fue una demostración de fuerza muy grande del conjunto de los trabajadores y del campo popular, contra la política económica y laboral del gobierno. Lo que interpretamos es que fue el pueblo entero midiendo fuerzas contra un gobierno que viene a avanzar contra nuestros derechos. Fue una de las movilizaciones más grandes de los últimos años”, dijo a esta agencia, Juan Martín Ardura, referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular- Evita Capital Federal.

La movilización de ayer convocada por la Confederación General del Trabajo, fue acompañada por las dos Confederaciones de Trabajadores de la Argentina (CTA), gremios, comisiones internas y organizaciones políticas y sociales, en rechazo al programa por el gobierno nacional, la caída de la actividad económica, del empleo, la inflación y la pérdida del poder adquisitivo.

“El reclamo está dado por las reivindicaciones propias de la economía popular, que en donde más se expresan es en la ley de emergencia social y su aplicación efectiva. Pero que está vinculada a entender la lucha por los derechos laborales de los trabajadores de la economía popular como parte de la lucha del conjunto del movimiento obrero organizado, del conjunto de los trabajadores del país”, indicó Ardura a Ansol.

La economía popular ante el aumento de la pobreza

“Vemos que cada vez más compañeros se quedan sin trabajo. No hay una apuesta a la industria nacional, a un modelo de producción real, solo a la importación, que hacen que las fábricas no pueda competir, y por eso van cerrando las cortinas. Eso en los barrios repercute, porque ese compañero contrataba a alguien para que le cuide a los hijos, le corte el pasto o le haga un arreglo, y ahora no lo hace más. Hay un parate muy grande en el consumo: la poca plata que le entra, la guarda, porque la tiene que hacer estirar. Sólo tiene que gastar en lo indispensable”, afirmó a este medio, Marta Yané, dirigente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular-Capital y responsable de la Comuna 4 del movimiento Evita.

En lo que va del año, la inflación ya es del 3,8 por ciento, mientras que un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), indicó que para febrero la caída del consumo de alimentos fue del 1,8 por ciento y de los productos en general, del 4,1 por ciento, descenso que registrado por catorceava vez consecutiva.

“Los comedores, al final del último gobierno, seguían funcionando sólo para sectores  muy necesitados del barrio, y hoy empezás a ver como vienen los hombres, porque cuando vienen, eso es dramático. Cada vez hay más cola, no alcanza para todos, entonces lo que ves es que hay una suba de la subalimentación en lo chicos. Eso trae un montón de problemáticas: retrasos madurativos, problemas en el aprendizaje y todo esto se venía solucionando. Ver que viene la familia completa, eso es comprometer generaciones a futuro”, concluyó Yané para Ansol.

compartir

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria