20 DE ENERO DE 2018 |

Bitcoin y la exuberancia irracional

Miércoles, 27 Diciembre 2017 16:46

La cotización del Bitcoin, la “criptomoneda” más famosa y de mayor capitalización del mundo, ocupa desde hace algún tiempo las portadas de los principales periódicos y sitios especializados en finanzas.

Su estrepitoso crecimiento explica este inusitado protagonismo. Tras comenzar a cotizar en 2009 con un valor de 0,0007 dólares por cada Bitcoin (el valor que por entonces representaba el costo de la electricidad utilizado por una computadora para operar la moneda), su precio oscila actualmente  entre los U$S 10.000 y los U$S 20.000 por unidad.

Un simple ejercicio sirve para dimensionar la magnitud de la suba: quien hubiera invertido diez dólares en Bitcoin al momento de su lanzamiento, tendría en la actualidad tenencias por 234 millones de dólares. Si lo hubiera hecho en 2010, un año después de su lanzamiento, tendría en la actualidad una riqueza de casi 2 millones de dólares.

Una breve cronología

Paradójicamente, Bitcoin se dio a conocer en 2008, en tiempos de crisis financiera internacional. En ese entonces, el misterioso Satoshi Nakamoto (seudónimo bajo el que se presentaba su anónimo creador), sentó las bases para el desarrollo de un nuevo sistema de pagos a partir de una moneda digital.

La creación de Bitcoin desafiaba los principios básicos de la teoría monetaria. En momentos en que los bancos centrales del mundo inundaban de dinero el globo con sus políticas de “expansión cuantitativa”, la propuesta de una moneda electrónica, de operatoria descentralizada, sin una autoridad central que la controlara y con una cantidad de monedas a ser emitidas limitada y previamente establecida congrego gran atención.

Los avances en materia de criptografía y ciencias de la computación, permitieron a la propuesta de Nakamoto resolver los principales desafíos que hasta entonces habían frenado la creación de una moneda enteramente digital. En particular, el sistema atendía los riesgos de falsificación, y permitía también salvar el denominado riesgo del “doble pago”, es decir que una misma moneda electrónica sea utilizada más de una vez. Para ello, creaba una tecnología novedosa (blockchains) que a través de la organización de un sistema completamente descentralizado realizaba los controles y administraba el ritmo de emisión, evitando la dependencia respecto de una agencia de clearing central que pudiera ser vulnerada o manipulada.

Los primeros años resultaron fundamentales para alcanzar los desarrollos del sistema a través de esquemas colaborativos y de programación abierta. A su vez, permitieron afianzar una inicialmente pequeña comunidad usuaria.

VER INFORME COMPLETO

Tagged under
compartir

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria