25 DE SEPTIEMBRE DE 2017 |
Economía

A partir de una resolución del Gobierno de la Ciudad que da forma a los mecanismos de selección para las gerencias y sub-gerencias en las Comunas, los legisladores y comuneros del FpV acompañados por el presidente del Bloque de legisladores, Carlos Tomada, encabezaron una acción conjunta en la que presentaron al Jefe de Gabinete de Ministros porteño, Felipe Miguel, una serie de recomendaciones para fomentar una mayor transparencia, participación y control por parte de las juntas comunales en pleno, los trabajadores de las Comunas y de la ciudadanía en su conjunto.

Con la Resolución 1863/MHGC/17 el oficialismo vuelve a dejar afuera a los miembros de las Juntas Comunales que pertenecen a la oposición de todo el proceso de decisión y selección. Son los Presidentes de las Juntas Comunales los que realizan las propuestas para ocupar los cargos en la nueva estructura y son ellos mismos los que evalúan la idoneidad de los postulantes junto a la Secretaría de Descentralización (ahora Secretaría de Atención y Gestión Ciudadana).

La transparencia no sólo hay que declamarla, sino también ejecutarla. Por eso, desde el Frente para la Victoria pedimos que todos, sean juntistas oficialistas u opositores, sean trabajadores o trabajadoras, sean ciudadanos de a pie, sean miembros de los Consejos Consultivos, todos puedan postular candidatos. Los cargos a concursar para ser Servidores del Estado son públicos. El proceso debe ser abierto, claro y transparente.

En la misma línea la Presidenta de la Comisión de Descentralización y Participación Ciudadana, Paula Penacca (FpV), presentó un pedido de informe en la Legislatura Porteña que será tratado el próximo lunes a las 14 hs en el Salón Alfonsín de la casa parlamentaria.

El malestar de los comuneros se suma a una serie de iniciativas que desde el Poder Ejecutivo de la Ciudad, desde el BAElige hasta la supresión de la Secretaría de Descentralización (Decreto 329/2017), viene opacando el rol de los Comuneros y Comuneras. Se superponen estructuras que tienen funciones similares o idénticas a lo que indica la Constitución de la Ciudad y la Ley de Comunas.

La iniciativa se complementa solicitando una audiencia con el Jefe de Gabinete de Ministros para poner en común estas recomendaciones a fin de fomentar la transparencia en este importante proceso de descentralización a favor de las Comunas.-

"Es una referencia ineludible para nuestra Ciudad y nuestro País", afirmó Carlos Tomada

Por iniciativa del bloque del Frente para la Victoria (FPV), el integrante del colectivo Carta Abierta y ex director de la Biblioteca Nacional, Horacio González, fue homenajeado ayer como Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires en un acto que se celebró en el Salón Dorado de la Legislatura porteña.

La mesa de oradores que acompañaron a Horacio González estuvo integrada por el legislador Carlos Tomada, el escritor Jorge Alemán, y la socióloga y ensayista María Pía López. En su intervención, el jefe de Bloque del FPV sostuvo que “Horacio González es una referencia ineludible y fundamental para nuestra Ciudad y nuestro país. Porque pone su lupa aguda sobre la cotidianeidad de los argentinos, y la articula con el pasado y como diagnóstico mirando al futuro”.

A su vez, agregó que “necesitamos de su lucidez y de su coraje en cantidad, sobre todo en estos tiempos donde hay un avance del neoliberalismo. Necesitamos de sus constantes interpelaciones y provocaciones”.
 
Por su parte, Gonzalez expresó que “el modo en que el Gobierno está pensando la Ciudad es exclusivo. El pensamiento sobre la Ciudad exige que existan las marchas”, y afirmó que “nunca en la historia se está dejando de volver. Por eso el cántico colectivo ´vamos a volver´. Todo movimiento popular piensa que tiene que ´volver´ por su compromiso social y militante”.

“El ´volver´ implica un frente que está en construcción y que no debe ser personalista, pero que involucra a una persona que es Cristina Fernández de Kirchner”, concluyó.

Estuvieron presentes en el acto los legisladores Paula Penacca, Magdalena Tiesso, Andrea Conde y José Campagnoli; la ex ministra de Cultura, Teresa Parodi, Jorge Taiana, Eduardo Valdés, Nora Cortiñas, Taty Almeida, Mariano Recalde; la ex diputada Nacional, Gabriela Cerruti; la ex legisladora porteña Gabriela Alegre; la ex ministra de Seguridad, Cecilia Rodríguez; Héctor Icazuriaga, Victoria Montenegro; Ricardo Rouvier, y referentes de la cultura como Liliana Herrero, Claudio Villarroel, Arturo Bonín, Luisa Kuliok, Bernarda Llorente, Rep, Daniel Santoro y Coco Blaustein.

González es uno de los intelectuales más prolíficos de nuestro país. Su obra, aún en realización en el presente, y su persistente influencia, lo convirtieron en representante de una tradición de pensamiento que podría llamarse, en sentido amplio, nacional y popular, pero que, lejos de encasillarse o encasillar, abreva y se enraíza en varias otras -desde las libertarias, las socialistas, las anarquistas y las variadas izquierdas argentinas, hasta las relecturas del universalismo ilustrado y los barrocos, leídas en perspectiva de este continente y del acervo de esta nación, en particular-.

Nació en la ciudad de Buenos Aires, en 1944. Creció en Villa Pueyrredón, empezó la secundaria en un colegio comercial de Villa Devoto y la terminó en el colegio Nacional Sarmiento. En 1962 ingresó a la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, en la calle Viamonte al 400, en donde estudió Sociología. En sus años como estudiante fue parte del Frente de Estudiantes Nacionales. En 1971, un año después de recibirse, se vinculó con el Movimiento Revolucionario Peronista. Unos años después fue miembro de JP Lealtad.

Se doctoró en Ciencias Sociales en la Universidad de São Paulo, Brasil, en 1992. Desde 1968 ejerce la docencia universitaria. Ha sido profesor titular en la Universidad de Buenos Aires, en la Universidad Nacional de Rosario y en la Facultad Libre de Rosario, entre otras. Sus cátedras dan cuenta de intereses que anclan en campos diversos, que van desde la estética y el arte, hasta la revisión crítica y la construcción del pensamiento argentino y latinoamericano desde posiciones que cuestionan su inserción periférica en el trabajo intelectual global (caracterizadas bajo la práctica pasiva de la “recepción”). En el año 2013 fue distinguido con el título honorífico Doctor Honoris Causa, otorgado por la Universidad Nacional de La Plata.

Ha tenido una constante intervención política y editorial. Al regresar del exilio, conformó junto a otros compañeros y compañeras, la Revista Unidos.  En los años noventa emprendió un nuevo desafío: la revista cultural El Ojo Mocho, en cuya estela escriben hoy otros de sus lectores más jóvenes. Fue, durante el kirchnerismo, miembro fundador del colectivo Carta Abierta y activo protagonista del debate nacional.

Fue director de la Biblioteca Nacional. Su gestión se caracterizó por una apertura de la institución a actividades culturales y educativas, por un reposicionamiento de la biblioteca en el campo intelectual argentino, lejos del archivismo y la museística y cercano a la palabra viva y generada con otros y otras, lectores en sentido amplio, interventores culturales, activistas, públicos curiosos y variados en sus recorridos biográficos. Podrían, de hecho, repensarse las expectativas y límites prefijados que se asocian a la palabra “gestión”, a partir de la multívoca y plural gestión de González en la Biblioteca. También, continuó sus apuestas como profesor y escritor, produciendo intervenciones capaces de revisar las tradiciones nacionales y de reponer las preguntas por la emancipación, incluso las incómodas para todo campo y posición política.

En la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires se llevó adelante ayer una reunión de la Comisión de Planeamiento Urbano para tratar el destino del playón ferroviario del barrio de Colegiales. En tratamiento habían tres proyectos: uno construido por vecinos para generar un parque con usos culturales (acompañado por el bloque del Frente para la Victoria), otro presentado por Maximiliano Ferraro de la Coalición Cívica y el último del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Los vecinos de Colegiales realizaron la presentación de su proyecto, a través del colectivo "Participa y decide", donde se privilegia el uso público de ese espacio, respetando el valor patrimonial de los galpones ferroviarios que existen allí.

En representación del gobierno de la Ciudad estuvo el Director General de Planeamiento Urbano, Mariano Orlando, quien hizo una presentación en la que argumentó la necesidad de rezonificar dicho predio a través de un concurso de ideas que culminará en un desarrollo inmobiliario que realizará el Estado Nacional.

La discusión giró en torno a la necesidad de la generación de mayor espacio verde en el barrio de Colegiales, bajo la instrumentación de una participación ciudadana real en la generación de la propuesta. En este sentido la comunera del FPV Julieta Costa Díaz explicó que “el gobierno de la Ciudad no solamente pretende enajenar un predio público en favor de los intereses inmobiliarios, sino que lo hace de espaldas de los vecinos y vecinas de nuestro barrio, y citando a una reunión sin difusión y con cupos limitados, lo que da cuenta de una máscara de participación ciudadana”.

Desde el bloque de legisladores del FPV, Carlos Tomada manifestó que “como en la ley del Parque de la Estación, creemos que la participación ciudadana debe ser el verdadero motor de estos proyectos. El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires tiene que privilegiar un diálogo franco respetando el rol de las comunas.”

El Bloque del Frente para la Victoria (FPV) en la Legislatura porteña cuestionó el apuro del PRO en el tratamiento del traspaso de la justicia nacional a la Ciudad de Buenos Aires. En particular, la incertidumbre de los derechos laborales de los trabajadores traspasados y las desprolijidades institucionales en un tema tan sensible para la autonomía de la Ciudad.

La constitución nacional, la constitución local y otras normas vigentes poseen guías y condiciones para que el traspaso de competencias y recursos se haga dentro del marco institucional y con el debido proceso. No hacerlo ajustado a dicho marco, violenta garantías y aumenta la incertidumbre, poniendo en peligro la autonomía de la Ciudad.

"Tenemos que completar autonomía de la Ciudad, pero hay que hacerlo con seriedad y responsabilidad. En ese proceso no se pueden llevar puestos ni a las instituciones ni a los trabajadores", señaló el jefe de Bloque, Carlos Tomada.

"¿Por qué votar una larga lista de delegaciones al Poder Ejecutivo sin siquiera realizar evaluaciones presupuestarias, imponerse plazos ciertos, establecer guías para el traspaso, garantías laborales, sin debatir leyes complementarias? ¿Por qué tratarlo como un trámite? Quienes ahora nos piden confianza los escuchamos hablar del Congreso Nacional como la 'escribanía'. ¿Qué dirían algunos medios si nosotros hubiéramos planteado semejante transformación de las instituciones como un trámite administrativo?", preguntó Tomada.

Los legisladores del FPV rechazaron los convenios de traspaso del fuero penal y de la Inspección General de Justicia (IGJ).

Página 1 de 56

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria