15 DE DICIEMBRE DE 2017 |
Economía

El Parlamentario del Mercosur y primer precandidato de Unidad Porteña en CABA, Daniel Filmus,- afirmó que "El gobierno pretende que el conocimiento adquiera la forma de mercancía, y la educación y la ciencia se conviertan en instrumentos al servicio del mercado", durante la presentación del libro "Educar para el Mercado. Escuela, universidad y ciencia en tiempos de neoliberalismo"
 
"Este es un libro que surge como una respuesta a la falta de respeto de este gobierno nacional por los docentes y por la educación. Un gobierno que vino a educar para el mercado de trabajo en una sociedad que restringe el trabajo, a desarticular el sistema educativo nacional, a desjerarquizar el trabajo profesional docente, a reducir la educación a un proceso biológico y a privatizar la educación. Esto expresó el primer precandidato a diputado nacional de Unidad Ciudadana por la CABA, Daniel Filmus, durante la presentación en la sede de UTE de su libro "Educar para el mercado. Escuela, Universidad y Ciencia en tiempos de neoliberalismo".

El libro, compilado por Filmus y publicado por Editorial Octubre, recopila artículos de los investigadores y académicos Daniel Filmus, Sandra Carli, Graciela Morgade, Diego Hurtado y Alberto Kornblihtt, Marta Novick, el director del Grupo Octubre, Víctor Santa María y el rector de la Universidad Nacional Arturo Jauretche (UNAJ), Ernesto Villanueva. El prólogo estuvo a cargo del rector de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), Nicolás Trotta.

En el encuentro, en el que participaron, además de Filmus, Sandra Carli, Graciela Morgade, el secretario general de la UTE y de la CTA porteña, Eduardo López y la secretaria general de Ctera Sonia Alesso, el parlamentario del Mercosur expresó: "Los autores coinciden en la necesidad de señalar y describir las políticas públicas, las estrategias y los mecanismos a través de los cuales el gobierno pretende que el conocimiento adquiera la forma de mercancía, y la escuela, la universidad y el sistema científico-tecnológico se conviertan en instrumentos al servicio del mercado. Este libro apunta a convertirse en una herramienta de denuncia, debate y estudio, ya que se enumeran y desarrollan las estrategias a través de las cuales el gobierno de Cambiemos intenta colocar la educación y la ciencia al servicio de los intereses del mercado. Porque para el neoliberalismo, la inversión en escuelas, universidades y ciencia es un gasto para el Estado y, por lo tanto, está sujeto a las políticas de ajuste".

Una obra que da cuenta del camino recorrido por el Hospital Italiano de Buenos Aires a lo largo de los últimos diez años. El acto de presentación contó con la presencia de autoridades nacionales y de la Ciudad.

(Buenos Aires, 18 de julio de 2017) El Hospital Italiano de Buenos Aires presentó el libro "Un faro que marca rumbos", testimonio de la trayectoria de la Institución hasta llegar a convertirse en un referente en el complejo escenario de la salud de nuestro país, el cual fue narrado por sus verdaderos protagonistas.

La presentación contó con la presencia del Ing. Franco Livini, Presidente del Hospital Italiano de Buenos Aires; el Dr. Atilio Migues, Director Médico de la Institución; el Prof. Dr. Jorge Lemus, Ministro de Salud de la Nación; el Prof. Dr. Jaim Etcheverry, ex Rector de la Universidad de Buenos Aires y miembro del Consejo Directivo del Hospital Italiano de Buenos Aires; autoridades nacionales y del Gobierno de la Ciudad; miembros de la Embajada de Italia y de la comunidad italiana en la Argentina, del Consejo Directivo y Consultivo de la Sociedad Italiana de Beneficencia en Buenos Aires e invitados especiales.

El Ing. Livini inició la presentación agradeciendo la presencia de los coautores del libro y a las autoridades, especialmente al Ministro de Salud, “como un reconocimiento del aporte que el Hospital Italiano ha brindado en sus 164 años al ámbito de la salud de nuestro país y a la medicina argentina”. Luego sostuvo: “Manteniéndose fiel a sus valores fundacionales sentimos la evidente y firme necesidad de una innovación, de una transformación que se logró con un cambio conceptual de la estructura de dirección, de potenciar el proyecto estratégico-médico con un marcado acento académico y de adoptar una moderna gestión profesional para asegurar la sustentabilidad del proyecto médico”.

Por su parte, el Dr. Migues reseñó las etapas que atravesó el Hospital Italiano, destacando la asunción del Ing. Livini como Presidente del Consejo Directivo, quien condujo un muy positivo ciclo de mejoras en la organización del Hospital.

El Prof. Dr. Jaim Etcheverry tuvo a su cargo la presentación del libro y expresó: “Es un testimonio de lo sucedido en los últimos años. Permite volver hacia la fuente, hacia el origen, hoy con otra tecnología, con otra estructura, pero con los mismos valores con los cuales se fundó el Hospital en 1853. (…) Se han introducido cambios muy importantes en los aspectos asistenciales y de gestión, se ha incorporado equipamiento de avanzada, único en el país. Es un verdadero ejemplo que hoy es analizado y reconocido internacionalmente”. Concluyó su exposición afirmando que “El Hospital Italiano es una institución que marca y ha marcado rumbos, como dice el título del libro, en la medicina argentina”.

Acerca del libro “Un faro que marca rumbos”

El Hospital Italiano tiene una extensa historia que comienza en 1853. La asistencia, la docencia y la investigación son los pilares fundacionales que, con gran visión de futuro, establecieron sus fundadores y que hoy, a más de un siglo y medio de su creación mantiene vigentes.

Durante este tiempo acompañó el desarrollo del país expandiéndose vigorosamente hasta llegar a convertirse en una urbe palpitante a la que cada día ingresan alrededor de 40.000 personas en búsqueda de orientación, cuidado, atención y tratamiento para sus dolencias. En sus habitaciones, consultorios, salas de imágenes y quirófanos trabajan 3100 médicos, se reciben más de 3.000.000 de consultas por año, se realizan 51.000 procedimientos quirúrgicos, así como tratamientos de alta complejidad y se forman los especialistas del futuro.

Hoy es una Institución que marca rumbos en el cada vez más complejo escenario de la salud. Manteniéndose fiel a su tradición y sus valores, en la última década logró reinventarse, sorteó complejas situaciones comunes a otros centros de salud, introdujo cambios acelerados en el plano académico y de gestión, construyó nuevos y modernos edificios, incorporó equipamiento de punta y se convirtió en un verdadero leading case. Qué hizo y cómo lo hizo es lo que cuenta este libro.

Así lo reveló la periodista Laura Di Marco en su libro “Macri: Historia íntima y secreta de la élite argentina que llegó al poder”. ¿Caputo le paga a los responsables de las licitaciones en las que participa?

Por Nicolás Adet Larcher y por Enrique de la Calle

“No quiero que me rompan más los huevos con el préstamo. Tenemos que arreglar lo de la guita, si no, me van a seguir enloqueciendo y yo no quiero más quilombos…”, la frase pertenece al empresario Nicolás Caputo y surgió en medio de una charla con Mauricio Macri a principios de 2017, según reconstruye la periodista Laura Di Marco en su último libro “Macri: Historia íntima y secreta de la élite argentina que llegó al poder”. La charla tuvo lugar en Cumelén, un country de Villa La Angostura.

Macri y Caputo siguen siendo amigos ("un hermano de la vida", lo define el ex presidente de Boca) y, aunque los encuentros entre ambos cada vez son más esporádicos, lo cierto es que Caputo sigue estando presente en la mesa chica e incluso llega a tener la última palabra en algunas decisiones, por encima de otros funcionarios.

Uno de los detalles que revela Di Marco en su libro surge a partir de los dichos de un ex funcionario del gobierno nacional, al que no nombra, y que habla del nivel de influencia del empresario dedicado a la obra pública. "(Caputo) pone el dinero faltante de algunos ex CEOs, que hoy son funcionarios del gobierno”, se reseña en el libro de Di Marco. Una especie de sobresueldo: "Una ‘compensación’ por el sacrificio económico que implica pasar del mundo privado al Estado, donde claramente pierden guita”.

¿Se entiende? Uno de los empresarios beneficiados por el Gobierno nacional estaría pagando parte de los salarios de algunos funcionarios. Durante los 8 años de administración macrista en la Ciudad de Buenos Aires, Caputo ganó licitaciones por 1400 millones de pesos. En los primeros tres meses de Macri en Casa Rosada, ganó otra obra por 800 millones, según reseñó El Cronista. ¿Participaron en esas licitaciones funcionarios que ahora reciben una 'compensación'? Hasta el momento nadie del Ejecutivo desmintió a la periodista, cercana al oficialismo por otra parte, ni se sabe si la Oficina Anticorrupción, que lidera Laura Alonso, se preocupó sobre la situación.

Por su parte, Di Marco cita el caso de Isela Constantini, la ex titular de Aerolíneas, que habría cobrado un sobresueldo de Caputo. “Eso es lo que circula en el gobierno, al menos. Y sucede en algunos casos de ex CEOs, no en todos”, describe la periodista. .

En el párrafo siguiente, Di Marco menciona que incluso Caputo no solo se pondría al hombro la compensación económica de algunos ex CEOs sino que también se ocuparía de otros casos conflictivos. Como ejemplo cita el caso de Álvaro Zicarelli, el ex colaborador de Gabriela Michetti que el año pasado fue desplazado luego de que se difundiera un video donde insultaba a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. “Una versión indica que, cuando lo despidieron, le ofrecieron una 'indemnización', que vendría de las arcas de Caputo”, concluye Di Marco.

Fuente: Agencia Paco Urondo

Entre los invitados internacionales de 2017 llegarán a la Feria Carlos Ruiz Zafón, Alessandro Baricco, John Katzenbach, Arturo Pérez-Reverte, Bernhard Schlink, Javier Cercas, Etgar Keret, Pierre Lemaitre, Olivier Bourdeaut, Marta Sanz y Jesse Ball, entre otros. Y los Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa y John Coetzee.

La 43º Feria del Libro de Buenos Aires abrió hoy con un llamado de la escritora Luisa Valenzuela a “recuperar la fuerza de la palabra” y “su valor sincero, sin máscara”, porque en ésta y, en la lectura, “están las armas defensivas para enfrentar el horror del mundo”.

Tras un histriónico enfrentamiento de discursos que, con variaciones, ya es un clásico de todos los años, entre las autoridades de la Fundación el Libro y los representantes del Ministerio de Cultura (en este caso Martín Gremmelspacher y Pablo Avelluto), las palabras de Valenzuela, tercera mujer en la historia de la Feria que tuvo el honor de disertar en su apertura, fueron recibidas con aplausos refrescantes por un público que no lograba llenar la sala Jorge Luis Borges de La Rural de Palermo.

“No me hagan sentir como estrella de rock, ante estas palabras optimistas lo mío va a ser bastante más atenuante”, dijo la escritora de 78 años al tomar la palabra. “Propongo que recuperemos la fuerza de la palabra sincera, sin máscara”, postuló Valenzuela, así como “nuestra función de intelectuales”, no en el sentido de “formadores de opinión”, sino como “cuestionadores de las opiniones formadas, no para resolver el problema sino para ayudar a plantearlos correctamente”.

“Intelectuales son quienes ponen un signo de pregunta ante las certidumbres de los poderosos -remarcó Valenzuela- porque el lenguaje nos construye. Y la lectura nos permite trascender los límites de nuestra naturaleza e indefectiblemente limitada percepción de la realidad”.

En este rescate de la palabra, “del verdadero, del sincero valor de la palabra, importa abrirnos a los otros y enriquecernos con la diversidad humana”, consignó la titular del capítulo argentino del Cenro PEN Argentina.

“Dejémonos guiar por el azar, naveguemos al garete entre los stands, sucumbamos a las aleatorias tentaciones”, insistió, porque “en la lectura encontraremos armas defensivas para enfrentar el horror del mundo”.

“Armas disuasivas -adviritó-. Su eficacia no será tajante, pero ayudan a la supervivencia de nuestras mentes”.

En este marco, rescató cuatro palabras clave respecto a los libros. Libertad: “si no te gusta el libro entre tus manos lo dejás”.

Empatía: “ninguna experiencia genera tanta capacidad de comprensión y aceptación del otro diferente como leer la gran literatura”. Inclusión: “bien lo sabe Silvana Corso (vecina de Fuerte Apache), finalista del Global Teacher Prize, algo así como el premio Nobel al mejor maestro del mundo”. Y Educación: “como la recalcó Carlos Fuentes”, como “un reclamo global y premonitorio, imprescindible: educación pública, laica, en paz y sin discriminaciones”.

En el acto estuvieron presentes el ministro el Cultura porteño, Ángel Mahler; escritoras como Claudia Piñeiro; editoras como Kuky Miller; y autoridades de la Embajada de los Estados Unidos, en representación de Los Ángeles, ciudad invitada de esta edición.

Antes del discurso de Valenzuela, el titular de la Fundación El Libro, Martín Gremmelspacher, denunció que “la industria editorial está atravesando uno de sus momentos más delicados, con caídas en las ventas del 25%”; y agregó que del 2016 al presente “se dejaron de producir 20 millones de ejemplares, casi 55 mil ejemplares por día”, a lo que “se sumó la subida de los costos impulsados por los desmedidos aumentos de las tarifas de servicios”.

"Las editoriales necesitamos exportar más; para eso necesitamos que se implemente el Exporta Fácil. Necesitamos como medida de emergencia recuperar todos los IVA pagados durante el proceso industrial y comercial. Nuestros principales competidores, México, Colombia y España, tienen políticas públicas activas de protección a la industria editorial y la Argentina no”, desafió Gremmelspacher. Y concluyó: es por eso que “quedó relegada al cuarto puesto dentro del mercado hispanohablante”.

El ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, remarcó su conocimiento de un sector que tuvo la “capacidad” e “ingenio” suficientes para “salir adelante” de muchas otras crisis. En tanto señaló que “todo el trabajo del gobierno nacional estuvo destinado a evitar el colapso de la gestión irresponsable de recursos que se había dejado, y en generar bases para el crecimiento de la economía, que este año podremos percibir todos de manera clara y consistente”.

“Esta no es la peor crisis del sector, no hay ningún tiro de gracia sobre un área que acompañamos con el aporte de 13 millones de pesos para el programa Libro%, con un nuevo récord de presencia de bibliotecas”, puntualizó.

Y tras asegurar que su gestión busca “reducir el nivel de prejuicios que nos separan”, anunció la incorporación por parte de la Biblioteca Nacional de las bibliotecas personales de Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares, que consisten en 17 mil volúmenes. Y agregó que “en 2016 la Biblioteca Nacional tuvo 216.559 usuarios, más de los visitantes que tuvo en 2014 y 2015 cuando era sede militante del partido que gobernaba”.

Con la intención de alcanzar el millón 200 mil visitantes en 21 días de exposición, la 43º Feria del Libro de Buenos Aires se despliega en 45 mil metros superfice de La Rural, con una propuesta que incluye la visita de un centenar de escritores extranjeros, 1.500 actividades, 4.500 expositores, homenajes a Gabriel García Márquez, Violeta Parra, la visita de los Nobel de Literaura Mario Vargas Llosa y JM Coetzee, y una nutrida agenda dirigida al público joven y adolescente.

Fuente: Télam

Página 1 de 8

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria