18 DE OCTUBRE DE 2017 |

Opinión: "El macrismo del agua bendita"

Jueves, 29 Junio 2017 12:30

Ontológicos desaciertos de Cambiemos en el MaxiQuiosco y la Provincia Inviable.

escribe Oberdán Rocamora
Redactor Estrella, especial
para JorgeAsísDigital

De pronto el tema no va a ser Hotesur. Sí va a ser el Soterramiento.

A través de la Coalición Cambiemos, o con el artificio Vamos Juntos, el Tercer Gobierno Radical -que preside Mauricio Macri- presenta para las elecciones legislativas de medio término una escuadra ontológicamente desacertada. En el territorio que, por otro desacierto, a Macri para colmo le interesa más. La provincia inviable de Buenos Aires, que para el Portal también incluye el MaxiQuiosco Autónomo de la Capital, donde Macri y Rodríguez Larreta, el Geniol, despachan desde hace diez años.

En efecto, al impulsar en el MaxiQuiosco a la señora Elisa Carrió, La Demoledora, se sumergen en el mismo error de impulsar a la señora Graciela Ocaña, La Reina del Dengue, en la provincia inviable. Inducen al tratamiento despiadado del adversario, en el agotable rubro de la corruptela. Para fulminar a La Doctora, la procesada plural, a la que ya no le entra ninguna bala de teflón.
La Doctora hoy se encuentra ataviada de “ciudadanismo”. Derivación del neo peronismo que se califica mejor como peronismo culposo. O algo peor: vergonzante.

Pero Cambiemos no está en la oposición. Al contrario, desde la virtud representa al oficialismo que despliega agua bendita.

Por la agotada centralidad mediática de la corruptela ya carece de sentido explotar la onda de “la ruta del dinero K”. Efectismo que aturde y ya ni reproduce rating. El menor interés. Harta.

Tal vez pronto resulte levemente prioritario detallar los perfiles menos presentables de los manejos del Premier Federico Salvai. Así sean manejos falsos. O a los datos relativamente pintorescos de la paciente distribución del contenido espiritual de las valijas que sistemáticamente, según nuestras fuentes, se generan. Aunque nunca desfilen por la proximidad de la gobernadora María Eugenia Vidal, La Chica de Flores de Girondo.

Entonces el TGR no debiera contar, como si fuera un valor eternamente adquirido, con el respaldo atado de Clarín. Ni con la fraternidad ideológicamente perenne de La Nación.
Por lo tanto, a esta altura de la información no resulta convenientemente práctico insistir en la problemática hegemónica de la transparencia.El macrismo del agua bendita Que es donde exclusivamente se destaca Ocaña. En la intensidad de la denuncia y con “la gorra puesta”. En servicios especiales prodigados hacia la Alianza que no debe citarse, el kirchnerismo moralmente impugnado y ahora al macrismo del agua bendita. Con una trayectoria que remite al necesario desagravio hacia el doctor Lorenzo, Borocotó.

Del mismo modo, con menos pasado, en el macrismo del agua bendita se destaca también la señora Gladys González. Angelical candidata a senadora en segundo término, González presenta, como máximo atributo, el antecedente invalorable de haber producido el apresamiento del sindicalista Omar Suárez, el Caballo.

La dama emerge como copiloto del ministro Esteban Bullrich Ocampo, el Paquete Popular que deja la ampoulosa intrascendencia del Ministerio de Educación para competir, por la senaduría, con los dos pesos pesados de la provincia. La Doctora, cabeza e ideóloga del otro artificio, el “ciudadanismo”, que lleva de ladero a la historia. O sea a Jorge Taiana, un apellido de relevancia en el peronismo, movimiento del que La Doctora pretende, paradójicamente, alejarse y superarlo.

El otro pesado provincial es Sergio, Titular de la Franja de Massa, ahora el artificio 1País. Como en la canción que funciona como música inolvidable de fondo de “El exilio de Gardel”, el film dirigido por otro senador candidato a senador, Fernando Solanas, Prestigioso Dirigente Universitario.

Es -Solanas- una de las innumerables víctimas de Carrió, aunque lo hizo senador.

Massa arrastra como copiloto a la señora Margarita Stolbizer, La Buena Vecina que también toca, hasta la monotonía, la melodía de la gorra. La sinfonía de la transparencia que Stolbizer ejecuta con mayor naturalidad que la Caballo González, o la inapelable Reina del Dengue.

El macrismo del agua benditaGastada, consumida, vencida la mercadería de Hotesur, los conteos terrenales de Lázaro, el ridículo de los bolsos del Neo Lopecito y la ruta del dinero K, que tanto supo frecuentar el periodismo patrullero, puede pronto suplantarse por el amontonamiento de las off shore. Por las consecuencias de las alcahueterías brasileñas o la selectiva distribución de las valijas espirituales.

Manes, Scioli, Vallejos

Después del sublime desgaste de la excitación, para el doctor Facundo Manes, Cisura de Rolando, a la hora del balance le queda el aroma tenue del acontecimiento trunco. Fue barajado, durante meses, como probable senador, portador sano de radicalismo sentimental. Aunque porte también un ego lícitamente elaborado, el científico del cerebro no debía ser humillado, ni ser tratado como si estuviera detrás de un salario. Para rebajarlo a la designación lateral de número dos, entre los aspirantes a diputados, como complemento de la Reina del Dengue.

Un forreo vulgar, que de ningún modo debe ser equiparado al quinto puesto, en la lista del ciudadanismo, de Daniel Scioli, que fuera Líder de la Línea Aire y Sol.

Como típica Serpiente de Agua, La Doctora planifica, según nuestras fuentes, hasta las improvisaciones.

Por su desdichada historia reciente en el plano sentimental, exponerlo a Scioli, en el primer plano, representaba una tentación gratuita para masacrarlo. Ofrecía un flanco de fácil vulnerabilidad. Y dejarlo afuera era un acto de injusticia nada elegante. Situarlo en el quinto lugar implica, al contrario, protegerlo. Como si La Doctora afectuosamente le dijera:
El macrismo del agua bendita“Daniel, ahora todo depende de vos, tenés cuatro años para recuperarte”.

En realidad, con Scioli, ahora La Doctora es extrañamente generosa. Casi solidaria. Hasta la perversidad. Como no lo fue durante la campaña presidencial de 2015. Cuando, en otro error ontológico, La Doctora le ajustó a Aire y Sol la tobillera electrónica de Carlos Zannini, El Cenador.

Ahora, mientras Cambiemos insiste con el macrismo del agua bendita, a través de la extinguida idea de la transparencia, La Doctora coloca, en la vitrina, la cuestión económica.
Es la fragilidad fundamental del TGR. La economía estragada por una concatenación de torpes pretextos. Por el placebo del gradualismo oral, y por una incertidumbre que se intenta legitimar con la fábula de la “herencia recibida”. Incomparable con la herencia que va a recibir el sucesor.

En la instalación del debate falso, hoy pretende plantarse que la economía puede complicarse si el macrismo (del agua bendita) pierde esta elección que dramatiza.
En realidad la economía está complicada de por sí. Por el desmanejo de una sobria incompetencia.

Es precisamente en este marco que La Doctora justifica la colocación de Fernanda Vallejos, a la cabeza de los legisladores. La muchacha mantiene el mérito de ser una desconocida, pero contiene la suficiente prepotencia para arrinconarlos en la más íntima debilidad.

Equivocaciones ontológicas

La ontológica equivocación del macrismo del agua bendita se percibe con claridad, sobre todo, en el MaxiQuiosco.

Aquí emerge Carrió como la auténtica Co-Conductora. La estructura de la Coalición se encontraba sostenida por tres pilares, pero ahora son sólo dos.

Del Radicalismo, acaso de lo que queda del pilar radical, resta suplicar por “la aparición con vida”. O entregarse al obligatoriamente emancipado Martín Lousteau, el Personaje de Wilde.
El macrismo del agua benditaResulta que Carrió, que es auto-referencial hasta la patología pero que no come vidrio, ni quema billetes en público, dista de conformarse, como los radicales, con los caramelos de madera de los salarios. Ni con los chocolatines de plástico de las diputaciones. Las que corresponden, para los cuadros de la Coalición Cívica, por derecho divino, natural.

La Demoledora va también por los premios superiores. A los bifes, como los leones. Se lo puede percibir al estampar a Fernando Sánchez, el escudero fiel, en el territorio hegemónico de Marcos Peña. En los quince metros decisivos del despacho presidencial. Donde tallan los Ceos con sus móviles tableros de control, Gustavo Lopetegui, Luz de Mis Ojos II, y Mario Quintana, Luz de Mis Ojos I, que ya se supone habilitado para la categoría superior de la política.

Es el lugar exacto donde suelen activarse los mecanismos de las toma de decisiones. Donde los radicales ni siquiera pueden, según nuestras fuentes, husmear.

Llama por lo tanto la atención que Rodríguez Larreta, el desangelado que sabe más de poder real, le entregue finalmente su destino estratégico al antiperonismo más racional, que en la primera de cambio va a ir por los pliegues de su cabeza calva. Después de haberse ingeniado, con ductilidad, para fragmentar a la oposición de plastilina. Para estimular simultáneamente a las bandas del peronismo metropolitano e inventar el massismo en la capital, sólo para acorralarlo a Sir Lousteau.

Ya se acepta que a nadie que mantenga alguna identidad peronista, así sea originaria (como la del rojo Santilli), nada tiene para hacer en el Tercer Gobierno Radical, rigurosamente tomado por el neo gorilismo.

Carrió resultó eficaz, hasta aquí, para demoler a los adversarios pegoteados por el membrillo de las corruptelas. Pero tal vez resulte menos eficaz para sostener los latrocinios que transcurren en el MaxiQuiosco.El macrismo del agua bendita Los que cotidianamente, según nuestras fuentes, se acumulan. En la caja inagotable del macrismo de agua bendita se encuentra tarifada hasta la respiración. Ampliaremos.

Picarse el boleto

Al elevarla a Carrió, hasta transformarla en su aliada más consistente, Mauricio pica, irresponsablemente, su propio boleto.

De ningún modo Carrió va a legitimar, para la evaluación, la sucesión de despojos que brotan caudalosamente entre las obras simultáneas que dificultan el tráfico vehicular. Como los piquetes que van a proliferar, y que ni se imaginan cómo evitar. Ni tampoco Carrió va a legitimar las golosinas perfectamente descriptibles que suelen despacharse en el MaxiQuiosco, que hoy El Geniol atiende como si le perteneciera. Para mantener, cabe consignarlo, hasta las vagancias de otras administraciones.

El cierre vulgar de las listas para la costosa inutilidad de las PASO revela, en principio, y por último, la presencia del macrismo del agua bendita como casi exclusivo movimiento nacional. Sólo cuestionado, hasta hoy, por dos gravitantes fuerzas provinciales, difícilmente trasladables, por ahora, al resto de la república.

El Ciudadanismo de La Doctora, fuera de Buenos Aires, no registra siquiera atisbos de existencia.

Y la Franja de Massa, 1País, resulta considerable apenas en el ámbito doméstico. Parroquial. Sin nada más allá. En las provincias menos mediáticas que aportan, por si no bastara, por el capricho de la democracia, la misma cantidad de senadores que la provincia inviable y el MaxiQuiosco.

Fuente: www.jorgeasisdigital.com

compartir

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria