14 DE DICIEMBRE DE 2017 |
Política

Las legisladoras de la Ciudad de Buenos Aires del Frente Para la Victoria, Lorena Pokoik y Paula Penacca, realizaron ayer la presentación del proyecto de Ley de Financiamiento Educativo que tiene como objeto el incremento de la inversión pública en la educación de la Ciudad.

Durante el acto llevado a cabo en el salón Presidente Perón de la Legislatura porteña, la diputada Lorena Pokoik manifestó que "ante el vaciamiento presupuestario que la gestión del PRO viene realizado sobre la educación pública de la Ciudad de Buenos Aires, buscamos con esta ley dotar a la política educativa de los próximos 10 años de una base presupuestaria que posibilite el diseño, la planificación, y la implementación de políticas públicas que enfrenten los problemas estructurales que hoy atraviesa el sistema educativo".

Por su parte la diputa Paula Penacca sostuvo que "el proyecto de Ley de Financiamiento Educativo es una clara respuesta a la política de desfinanciamiento de la educación pública que la gestión del Pro viene llevando en la ciudad desde hace casi una década.  Universalizar el acceso al derecho a la educación en todos los niveles educativos requiere de una mayor inversión pública en educación. Esa inversión debe atender principalmente a los problemas estructurales de infraestructura y vacantes".

Estuvieron presentes también el legislador mandato cumplido, Francisco "Tito" Nenna; Adriana Puiggrós, autora de la Ley de Financiamiento Educativo Nacional; Eduardo López, Secretario General de UTE; Alejandra López, Secretaria General de SADOP; Malena Rinesi, Presidenta del Centro de Estudiantes del colegio Mariano Acosta; los legisladores porteños del FPV, Carlos Tomada, Magdalena Tiesso y Javier Andrade y el legislador por la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro.

El texto aprobado por el Senado, que contempla la prohibición de despidos por 180 días y la doble indemnización, se impondría al del bloque del Frente Renovador a partir de la abstención de Cambiemos al momento de la votación.

El proyecto de Ley Antidespidos se convertiría este miércoles en ley en una sesión en la que se impondría la iniciativa impulsada por el FpV-PJ y el Justicialismo, a partir de la abstención del oficialista bloque Cambiemos al momento de la votación.

El texto aprobado por el Senado, que contempla la prohibición de despidos por 180 días y la doble indemnización, se impondría al del bloque del Frente Renovador, que además incluye políticas fiscales para Pymes, a partir del estratégico paso al costado que darían macristas y radicales.

Igualmente, el frente gobernante se aseguró que el tema figure tercero en el cronograma de la sesión ordinaria prevista para las 12 detrás de los proyectos de Acceso a la Información Pública y de reintegro del IVA; por lo que recién se comenzaría a tratar a partir de la medianoche.

En el oficialismo parlamentario confiaron a la prensa que prefieren "que se apruebe el proyecto del kirchnerismo y que el tema se agote de una vez"; máxime teniendo en cuenta que el presidente Mauricio Macri ya anunció el veto de la norma.

Este principio de acuerdo al que arribaron hoy los principales referentes de Cambiemos y del FpV-PJ, dejó descolocado a Sergio Massa, quien hasta hoy repetía que su bloque era "árbitro en la definición del tema".

El líder del Frente Renovador pensaba que el FpV-PJ y el bloque Justicialista iban a terminar apoyando su dictamen, que además de prohibir los despidos y fijar la doble indemnización, incluye beneficios a las Pymes y estimulo a la creación del primer empleo.

Pero el giro de Cambiemos, que pasaría de rechazar el proyecto del FpV-PJ a abstenerse, le quita protagonismo al bloque de Massa, ya que su dictamen aparece tercero en el orden de tratamiento.

Cambiemos ni siquiera esperaría la puesta en consideración de su propio dictamen que figura segundo en el temario (que sólo propone incentivos a pymes y empleo joven); ya que se impondría el del FpV-PJ, primero en el orden por ser el que reunió más firmas.

Molesto por este giró en el escenario, Massa se retiró esta tarde visiblemente molesto del despacho del titular del bloque FpV-PJ, Héctor Recalde, tras una breve reunión que no llegó a la media hora.

Antes de recibir al líder del Frente Renovador, Recalde se había reunido con su par del Senado, Miguel Pichetto, quien le había dado a entender que si el proyecto retornaba con modificaciones a la Cámara alta la intención era insistir con el texto original.

Esta reunión, que se concretó en el despacho de Pichetto y se extendió durante sólo diez minutos, sirvió para que el jefe de los senadores ratificara su posición de no aceptar, por el momento, modificaciones a la iniciativa que se tratará mañana en la Cámara de Diputados.

"Yo no puedo hablar por los 48 senadores que votaron a favor del proyecto enviado a Diputados", le explicó Pichetto a Recalde, y aclaró que en caso de que la iniciativa sea modificada en la Cámara baja "será nuevamente evaluada por el Senado".

Según declaró Recalde a los periodistas, al retirarse de la oficina de Pichetto, la posición del bloque en diputados será "apoyar el proyecto original que aprobó el Senado".

El hasta ahora casi seguro desplante a Massa se da una semana después de que el tigrense le haya negado el quórum al FpV-PJ para la sesión especial pedida para tratar el proyecto al afirmar que que el kirchnerismo no lo llevaría "de las patadas al recinto".
Por lo pronto, si se aprueba el dictamen con media sanción del Senado el oficialismo ya anticipó que la decisión del presidente Mauricio Macri de vetarla.

Este giro comenzó a vislumbrarse anoche, con trascendidos que aparecieron en boca de varios periodistas con acceso a funcionarios del gobierno.

Por eso, y más allá de lo que pueda pasar con la ley antidespidos, el oficialismo buscará avanzar con otras iniciativas como el proyecto que impulsa la creación de empleo joven y establece beneficios impositivos sobre primer empleo, que comenzará a debatirse mañana antes de la sesión en la comisión de Legislación del Trabajo.

Pese a este cambio de postura, durante la jornada de hoy diversos funcionarios, como el jefe de Gabinete, Marcos Peña, ratificaron las críticas hacia la iniciativa por considerar que en lugar de proteger a los trabajadores es perniciosa.

Fuente: Télam

La ex presidenta instó ayer a los jefes comunales a construirlo con todas las fuerzas progresistas, durante un encuentro con muchas presencias, aunque sin compromisos explícitos a su propuesta de armar otro espacio político por afuera del PJ.

Así como sucedió la semana pasada, cuando logró reunir unos setenta diputados, la jefa del kirchnerismo juntó en su fundación "Instituto Patria" a cincuenta de los intendentes que hoy tiene el Frente para la Victoria, que en la última elección perdió a una treintena de comunas a manos de Cambiemos.

Cristina planteó la necesidad de conformar el Frente Ciudadano, que sería la plataforma de lanzamiento para competir con una opción diferente a la del Partido Justicialista, donde la agrupación "La Cámpora" quedó afuera de la conducción que quedará consagrada si no hay ningún fallo judicial el 8 de mayo.

La mayoría de los intendentes se retiró sin hacer declaraciones y uno de los pocos que enfrentó a la prensa fue el jefe comunal de Merlo, Gustavo Menéndez, quien dijo que la reunión "fue buena", aclaró que el Frente Ciudadano "no busca reemplazar al justicialismo" y señaló además que mantendrá una buena relación con el gobierno de María Eugenia Vidal.

La postura de varios intendentes de optar por el silencio o de hablar en "off" responde a que "solo vinieron a escuchar", mostrando a las claras que aún está lejos de definirse el nivel de compromiso de los jefes comunales con el futuro político de la ex presidenta.

Desde el entorno de Cristina se afirmó, en cambio, que la reunión fue "muy buena" porque hubo "diálogo e intercambio" entre la ex jefa de Estado y los intendentes.

Cristina les volvió a insistir que "no se preocupen por los cargos en el PJ sino por los verdaderos problemas de la gente", contaron voceros de la reunión, que se extendió por casi cuatro horas.

Cristina Kirchner, con intendentes, volvió a reclamar un Frente Ciudadano

En este segundo encuentro en el "Instituto Patria" tampoco faltó la militancia kirchnerista, que bajo la lluvia se concentró frente a Rodríguez Pena 80, para alentar a su jefa, al tiempo que cantaba consignas contra el gobierno de Mauricio Macri.

En la reunión, Cristina pidió un panorama sobre la situación de sus comunas a los intendentes, quienes hicieron un detallado informe sobre cómo afrontan "los problemas que viven en sus distritos" y cuáles son las opciones que están encontrando para poder encontrar las soluciones.

A la reunión no asistieron cuatro intendentes, el ex secretario de Seguridad e intendente de Ezeiza Alejandro Granados, el legendario dirigente peronista y jefe comunal de José C Paz, Mario Ishii, y los jefes comunales de San Martin, Gabriel Katapodis, y Ricardo Alessandro de la municipalidad de Salto.

Los intendentes que dijeron presente fueron los kirchneristas duros de Berazategui, Patricio Mussi, de Avellaneda, Jorge Ferraresi, de Moreno Walter Fest, y de San Antonio de Areco, Francisco Durañona y Vedia, y el presidente del Partido Justicialista, Fernando Espinoza.

Participaron también la docena de intendentes considerados más dialoguistas, como Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Juan Zabaleta (Hurlingham), y Verónica Magario (La Matanza), Gustavo Menéndez (Merlo), Alberto Descalzo (Ituzaingó) y Fernando Gray (Esteban Echeverría).

También asistieron Ariel Sujarchuk (Escobar), Juan Pablo de Jesús (La Costa), Mariano Cascallares (Almirante Brown) y Alberto Descalzo (Ituzaingó), Santiago Magiotti (Navarro), Julio Marini (Benito Juárez), Francisco Echarren (Castelli), y Juan Pablo de Jesús (La Costa), entre otros. (Télam)

El diputado nacional anunció su renuncia al interbloque Frente para la Victoria-PJ por “cuestiones administrativas y no políticas” aunque "seguirá siendo aliado” al kirchnerismo en la cámara baja.

“Heller sigue siendo aliado del FpV-PJ pero, por razones administrativas que tienen que ver con el uso de la palabra en el recinto va a funcionar como bloque Solidario SI, como era hasta diciembre pasado, por fuera de la estructura del interbloque”, aclaró una fuente allegada al diputado nacional.

Según la fuente, Heller “va a tener la misma relación con los referentes, acompañando la posición del FPV”, al advertir que “no hay nada para leer más allá de ésto que tiene que ver con la posibilidad de hablar o no en el recinto”, debido a que los minutos para exponer se dividían entre todos los miembros del interbloque y eso le restaba tiempo para hablar.

“Si el hecho de la formalidad de pertenecer al interbloque me impide hablar prefiero hacer un monobloque”, recordó la fuente que dijo Heller a un allegado tras la sesión del 6 de abril pasado donde no pudo exponer en el recinto para plantear su posición cuando la cámara baja debatió la validez del decreto que modificó la Ley de Medios y creó el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM).

De esta manera, el interbloque del FPV-PJ contará con 81 diputados y dos monobloques : el Movimiento Solidario Popular de Oscar Anselmo Martínez y el de Concertación Forja de Juan Manuel Pereyra, mientras que Heller funcionará como aliado por fuera de la estructura como fue hasta diciembre 2015. (Télam)

Página 3 de 61

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria