22 DE OCTUBRE DE 2017 |
Salud

Hoy en  Ciencia y Tecnología

Esta semana comenzó en el norte de Medellín la liberación de mosquitos modificados genéticamente para acabar con la propagación de varios virus. ¿El comienzo de una revolución?
 
En un laboratorio de la Sede de Investigación Universitaria (SIU) de la Universidad de Antioquia están cuidando la última gran ‘cosecha’ de mosquitos Aedes aegypti: hay miles en estado larvario mientras otros tantos vuelan en jaulas con malla donde investigadores los alimentan con sangre dispuesta en recipientes. Este ejército es una de las armas más poderosas que hoy tiene el Programa de Estudio y Control de Enfermedades Tropicales (Pecet) que dirige el profesor Iván Darío Vélez Bernal, para enfrentar el dengue, que el año pasado enfermó a 103.000 personas en Colombia.
 
Aunque no le gusta admitirlo, Vélez Bernal es uno de los investigadores más importantes del mundo en enfermedades tropicales, y hasta la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo invitó hace unos años a Sierra Leona para investigar qué pasaba con los muertos que dejaba el ébola. Cada vez que aparece una enfermedad tropical, la OMS lo llama a consultarle.
 
Sus investigaciones le han valido el reconocimiento de la comunidad científica internacional. Esta semana, Vélez comenzó el programa Dengue Desafío Colombia, al liberar miles y miles de mosquitos buenos en el municipio de Bello, en el norte del Valle de Aburrá.
 
El proyecto, que durará 12 semanas, está basado en una fase piloto realizada en 2013 en el barrio París, en ese municipio. En primer lugar, los expertos visitaron a los líderes y obtuvieron el permiso de los 5.000 habitantes, quienes estuvieron dispuestos a asistir a jornadas de información y capacitación. Luego liberaron miles de mosquitos –tres por familia– a los que se les había inoculado la bacteria Wolbachia, que impide que estos insectos transmitan el dengue, pero también el zika o el chikungunya.
 
La Wolbachia es una bacteria que les impide a los mosquitos propagar estos virus y sus descendientes conservan esa característica. Después de cuatro años de trabajar en el barrio París, el 90 por ciento de los mosquitos tienen la bacteria, por lo que son inofensivos, y los poquísimos casos de dengue registrados fueron adquiridos por fuera del perímetro. Algunos colegas de Vélez Bernal dudaban si esta bacteria podía tener algunos efectos en personas con sida o cáncer, pero en la prueba quedó demostrado que los humanos son inmunes a ella.
 
Y es que según datos del Ministerio de Salud, de los 103.000 casos de dengue, 18.000 fueron en Medellín, enfermedad por la cual murieron 13 personas. “Esto es algo inaceptable y necesitamos enfrentar este problema con las herramientas que nos da la ciencia”, dijo Vélez.
Tras el éxito obtenido en el barrio París, ahora se decidió hacer la prueba a mayor escala. Por eso se escogió Bello, donde viven 533.000 personas. Aunque aún hay resistencia entre algunos académicos o minorías que no quieren que se esparzan los mosquitos con Wolbachia en sus barrios, este programa fue aprobado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la OMS y el Ministerio de Salud, y además se ha realizado con éxito en Australia, Indonesia, Vietnam y Brasil.
 
“Este es uno de los métodos más económicos para combatir el dengue, pues cuesta 2 dólares o menos por persona. Además, podemos enfrentar enfermedades como el zika y el chikungunya, que “también transmite este mosquito, que ya está viviendo a 2.200 metros de altura”, dijo Vélez. Frente a esta amenaza, el proyecto que comenzó en Bello puede ser una buena solución para enfrentarla, por lo menos en las zonas urbanas. Porque, como quedó demostrado, no todos los zancudos son peligrosos.

Fue desarrollada por la farmacéutica francesa Sanofi Pasteur. La Organización Mundial de la Salud recomendó su uso en aquellos países que tengan una alta transmisión y brotes recurrentes de la enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó hoy el uso de la primera vacuna contra el dengue en los países donde el virus es endémico y en las zonas donde haya una incidencia mayor al 50%.

Así lo confirmó hoy John Abramson, presidente del Grupo Asesor de Expertos sobre Inmunización (SAGE), dependiente del organismo internacional, quien reconoció la efectividad de la nueva vacuna, llamada Dengvaxia y producida por la farmacéutica francesa Sanofi Pasteur.

El grupo sugirió que los países que tengan una alta transmisión y brotes recurrentes de la enfermedad introduzcan en sus programas de inmunización la nueva vacuna, aprobada ya en países como México, Brasil, El Salvador y Filipinas, y en camino en Paraguay.

Los expertos recomiendan que la vacuna se inocule a los niños de entre 9 y 11 años, dado que se comprobó que si se administra a los de menos edad puede tener algunos efectos adversos como mayores hospitalizaciones.

Pero dado que la mayor incidencia se da entre los adolescentes, el Grupo decidió establecer la preadolescencia (entre 9 y 11) como la franja de edad más adecuada.

No obstante, los países son los que tienen la última palabra respecto a quiénes inoculan la vacuna, es decir si se inmuniza a toda la población o sólo en los lugares donde haya alta incidencia, y a qué franja de edad.

"Nuestras recomendaciones tienen en cuenta la precaución y el valor del costo-beneficio. Si tenemos dudas de que la vacuna puede tener efectos adversos en niños pequeños, recomendamos a partir de 9. Si queremos que tenga un gran impacto, decimos que se inocule donde hay más incidencia, son decisiones lógicas", explicó Joachim Hombach, uno de los miembros del SAGE, en declaraciones que reproduce la agencia EFE.

Hombach agregó que la mayoría de los países saben cuáles son las zonas de mayor incidencia del virus, pero que la OMS está dispuesta y preparada a ayudarlos a determinarla si así lo solicitan.

La vacuna es efectiva contra los 4 serotipos del virus del dengue -aunque es más eficaz contra el 3 y el 4- y en general tiene una eficacia del 60%, que aumenta considerablemente si el paciente fue expuesto con anterioridad al virus.

De acuerdo al último Boletín Epidemiológico emitido por el Ministerio de Salud, en Argentina se notificaron durante 2016 unos 47.741 casos de dengue incluyendo sospechosos, probables, confirmados y descartados.

De ellos, 22.940 corresponden a casos confirmados o probables autóctonos distribuidos en 16 jurisdicciones del país, especialmente en el noreste del país donde la circulación ya es endémica.

Fuente: Télam

El Ministerio de Salud porteño confirmó los casos y especificó que 62 de ellos son autóctonos, y 245 sospechosos. Fue al desmentir un audio viral difundido por Whatsapp que habla de casi el doble de pacientes tratados en el Hospital Penna.
   
En diálogo con Télam, fuentes de la cartera sanitaria de la ciudad de Buenos Aires brindaron el parte para desmentir el audio en el cual se menciona que hay "400 y pico" casos del virus solamente en ese centro de salud ubicado en el barrio de Parque Patricios.

De acuerdo al audio con la voz de una mujer se identifica como médica de ese centro asistencial porteño, hay 7 u 8 casos nuevos de dengue por día que llegan al hospital y hasta se tuvo que desalojar una sala de la institución para frenar el avance de la epidemia.

Voceros de la cartera porteña indicaron que están al tanto de la circulación viral de ese audio, pero precisaron que la información oficial y confirmada es de 216 casos.  (Télam)

El Ministerio de Ambiente y Espacio Público, a través de la Dirección General de Limpieza, informa los puntos donde se continuará fumigando este viernes 12 de febrero del 2016 para combatir el avance del mosquito Aedes Aegypti, transmisor de enfermedades como el Dengue, la fiebre Chinkungunya, la enfermedad por virus Zika y la Fiebre Amarilla.

Las fumigaciones se llevarán a cabo en el Cementerio de la Chacarita y alrededores, en el Barrio los Perales, en el Parque Indoamericano, Bs. As. Playa, Plaza de los Mataderos, circuito KDT, entorno club de los amigos, Planetario, Plaza Gral. Paz, Parque Sarmiento hasta Constituyentes, Barrio de Constituyentes Albarellos y Gral. Paz, Plaza Leandro N. Alem Larsen y Zamudio.

Cabe señalar que, las fumigaciones son de tipo preventivo para evitar la proliferación de todo tipo de insectos. En este caso, es importante recordar que este mosquito pone huevos en lugares donde haya sombra, agua con poca profundidad (como floreros, rejillas, baldes) y que esté quieta. Por tal motivo hay que evitar la acumulación de agua en estas superficies y mantenerlas limpias.

Para más información sobre cómo separar tus residuos podés ingresar a: http://www.buenosaires.gob.ar/ciudadverde

También podés comunicarte al 147 o a través de nuestras redes sociales:

Facebook: BA147 / Twitter: @BA147

Página 1 de 3

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria