16 DE DICIEMBRE DE 2017 |
Salud

La Argentina se desprende del atributo de soberanía y pierde control sobre las riquezas naturales.

Por Maria Fernanda de la Quintana (*)

A través del decreto 29/2017 y 231/2017 el presidente Mauricio Macri facultó al Ministerio de Finanzas a tomar deuda por hasta U$S 20.000 millones. La situación que se presenta advierte que si por alguna razón, se ingresa en default se somete a la jurisdicción de los tribunales extranjeros de Nueva York (Estados Unidos), Londres (Reino Unido) y Suiza, quedando fuera de la protección de inmunidad soberana a ser susceptibles de embargo y ejecución en una eventual disputa legal con acreedores externos. Se renuncia a lo que se denomina “defensa de inmunidad soberana”. 

El artículo 236 del Código Civil y Comercial describe a los bienes del dominio privado que pertenecen al Estado Nacional, Provincial o municipal entre los que se encuentran los inmuebles que carecen de dueño, las minas de oro, plata, piedras preciosas, sustancias fósiles (petróleo, carbón y gas), según lo normado por el Código de Minería. Pero también incluye a los lagos no navegables y todos los bienes adquiridos por el Estado Nacional.

“Es decir que quedan fuera de la protección de inmunidad de ejecución, por ejemplo, los recursos hidrocarburíferos, el litio y otros recursos minerales estratégicos de los cuales el país contiene importantes yacimientos. También las empresas del Estado", detalla la demanda que presentaron los abogados Cholvis, Cortis y Barcesat contra Macri.

El Gobierno excluye de esta manera los principios de la Constitución Nacional y los Tratados Internacionales originados por Naciones Unidas.

En la actualidad la dimensión de la nueva deuda a la que estamos expuestos supera los 80 mil millones de dólares. Avanzar en un proyecto de endeudamiento es ultrajar no sólo nuestra independencia económica, sino también nuestra soberanía política. Someterse a restricciones en materia de pagos, ajustes impuestos a cambio de préstamos tienen una consecuencia común y es que responden a las máximas capitalistas, la pérdida de soberanía, por parte de la ciudadanía. Aumentando la desigualdad económica y social de nuestro pueblo.

El neoliberalismo en los últimos años ha profundizado la brecha que existe en el mundo entre ricos y pobres, tal contraste agravia la dignidad humana porque junto a la exuberancia de una elite de hombres millonarios se encuentra una multitud que padece la miseria extrema.

(*) Periodista.  Licenciada en Ciencias y Humanidades. Posgrado “Bioética y Derechos Humanos en América Latina”. UBA.- Posgrado Salud, vulnerabilidad y territorio. UBA.-Posgrado “Formulación, diseño y evaluación de impacto en Políticas Sociales”. UBA.- Posgrado “Prácticas de Cuidado e Intervención Socio Sanitarias”.- Posgrado “Sociología de la Alfabetización”.  UBA Deuda externa Mauricio Macri Nicolás Dujovne.

El Banco Central acumula un deuda por 50 mil millones de dólares en Lebacs y pases. ¿Una burbuja que puede durar cuánto tiempo?

Por Enrique de la Calle

En lo que va del año, el Banco Central pagó intereses por Lebacs por 66 mil millones de pesos. Es casi el 1% del PBI: el proyectado de 2017 da 150 mil millones (9 mil millones de dólares al precio de hoy), casi el 4% del producto bruto. El monto de este año duplica al de 2016.

Así lo describió un análisis del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda. Para dar cuenta de la dimensión del fenómeno, lo graficó de la siguiente manera: lo pagado en intereses por el Banco Central es similar al presupuesto anual del 70% de las provincias argentinas. Solo Capital Federal, Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y Mendoza destinan más recursos por año a sus gastos corrientes.

¿Lebacs para qué? Desde la llegada de Federico Sturzenegger al Banco Central, se implementó una política monetaria agresiva destinada a "bajar la inflación". Según el ideario del oficialismo, las Lebacs sirven para "secar de pesos la plaza financiera" y para evitar presiones sobre el dólares a partir de volver muy atractiva una inversión en pesos.

Esa política impactó sobre la actividad local, al encarecer el precio de los créditos, y no repercutió sobre inflación, que sigue alta 15 meses después de la asunción de Mauricio Macri. Así las cosas, el Banco Central está en un grave aprieto.

Lo resume el Observatorio: "Otro costo asociado al esquema de astringencia monetaria es la pesada mochila financiera, cuando el proceso se extiende en el tiempo, la deuda en instrumentos de corto plazo conlleva el riesgo de que, dada la voracidad del mercado por las altas tasas de interés, se genere un efecto de ‘bola de nieve’ cada vez más difícil de frenar”.

Para empeorar el escenario, el Central sumó otra herramienta a la fenomenal bicicleta financiera que decidió concederle a los sectores de mayor poder adquisitivo del país: los "pases". Las deudas por Lebacs y pases llegan a los 900 mil millones de pesos, es decir 50 mil millones de dólares. Es el total de las reservas del país y de la base monetaria completa.

¿Es una bomba a punto de explotar? En off, el gerente de un banco de mediano porte resumió a AGENCIA PACO URONDO: "Que es insustentable en el largo plazo, nadie tiene dudas. Pero como estas burbujas hay muchas, algunas pueden durar un día, un año o una década. Mientras el Central pueda seguir alimentando el flujo, la bicicleta seguirá".

Muy pocos portavoces del establishment reconocen el problema de la deuda pública argentina – y ahora, dentro de la misma, el del fuerte crecimiento de la deuda externa oficial – pero quienes lo hacen suelen plantear que la cuestión de la deuda es grave (en realidad, gravísima) mas la atribuyen al elevado déficit fiscal producto, a su vez, del alto gasto público.

Por Héctor GIULIANO (*)

Este planteo es parcialmente falso y en gran medida engañoso porque soslaya que la Deuda - presentada como una consecuencia o resultante del gasto público general - es precisamente uno de los factores determinantes de ese gasto y de ese déficit estatal, porque no sólo es un pasivo que se retro-alimenta sino que sigue creciendo sin solución de continuidad y en condiciones cada vez más gravosas que pesan sobre el cuadro financiero fiscal.

La falta de comprensión de este problema empieza quizás con el hecho que el Presupuesto Nacional no computa como Gasto Público la amortización de los vencimientos de capital de la Deuda Pública.

Este año los vencimientos totales por concepto de capital o principal de la deuda – tomando todas sus diferentes formas o instrumentos – suman según el Presupuesto 2017 (Ley 27.341) 1.042.500 M$ (equivalentes a 58.200 MD). 1

La totalidad de este monto no se paga o cancela definitivamente sino que se refinancia íntegramente a medida que van cayendo los vencimientos respectivos, esto es, que se paga deuda con deuda vía novación total de las obligaciones - con el mismo acreedor o con terceros – y además se toma más deuda nueva.

Así, durante el año en curso están previstas operaciones de Endeudamiento Público por un total de 1.727.200 M$ (≡ a 96.400 MD), que se usarán para refinanciar totalmente los vencimientos del ejercicio y agregar 684.700 M$ (≡ 38.200 MD) por aumento de deuda.

Ello significa que el gobierno argentino, frente a un quantum de deuda pública sin capacidad alguna de repago, prevé la renovación total de los vencimientos de capital y la toma de más deuda; y que ambas se llevan a cabo bajo la misma modalidad de deuda impagable con refinanciación total.

Esto es importante resaltarlo porque cuando en el Presupuesto se habla del gasto por Deuda Pública no se incluye aquí esta masa de capital sino sólo el pago de los intereses de la Deuda, que son gasto corriente del Estado y que este año suman unos 247.600 M$ (≡ 13.800 MD): un promedio de 680 M$ por día (≡ 38 MD).
De esta manera, el problema financiero insoluble de mantenerse dentro de un esquema de deuda impagable no sólo no se resuelve sino que se agrava sistemáticamente, contribuye a aumentar el gasto público por intereses y, consecuentemente, a incrementar el déficit fiscal.

La evolución rápida y fuertemente creciente de estos intereses de la Deuda constituye uno de los principales factores explicativos del empeoramiento de las cuentas fiscales de la Argentina.

En el corriente año el Presupuesto 2017 prevé el pago de intereses por los 247.600 M$ antes citados mientras que el año pasado éstos habrían sido de 186.500 M$; es decir, que el aumento del rubro de gastos por Intereses fue del 32.3 %, superior al aumento promedio general del gasto publico del 2016, que fue del 22.1 %.

Peor aún, si se tomaran las cifras originales del Presupuesto 2016 el aumento inter-anual habría sido mucho mayor todavía - del 138 % - porque allí los intereses a pagar estaban previstos en 104.100 M$ pero durante el ejercicio – primer año de la gestión Macri – se agregaron unos 83.000 M$ más (en gran medida producto del arreglo con los holdouts y la toma de nueva deuda a tasas más caras). 2

EL ENMASCARAMIENTO DE LA DEUDA.

Desde un punto de vista técnico el inicio de este problema en cuanto a la presentación de los datos financiero-fiscales parte de un planteo discutible.
La Argentina, desde la década de 1980, sigue la Metodología fijada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) que instauró la denominada cuenta Ahorro-Inversión-Financiamiento (AIF), según la cual el Ejercicio Presupuestario no considera como Gasto las Amortizaciones de Deuda del período ni como Ingresos las fuentes provenientes del Endeudamiento Público, que se consignan ambas por separado (“debajo de la línea” según la terminología tradicional) para determinar el Resultado Financiero o resultado final real del año.

Esta presentación es conceptualmente confusa y prácticamente engañosa porque establece una separación de los movimientos financieros más importantes del presupuesto anual dentro de los gastos y recursos generales del ejercicio – gastos corrientes y de capital – y muestra aparte las amortizaciones y financiaciones del período, derivando el tratamiento de la Deuda del Estado a una proyección de cumplimiento incierto o conjetural, es decir, un cuadro de obligaciones financieras sujeto a negociaciones que se delegan al Poder Ejecutivo.

Otrora no era así: en los viejos manuales de Finanzas Públicas los vencimientos de la Deuda Pública se mostraban – como corresponde - como Gasto Público directo y concreto del ejercicio; y de ello resultaba la necesidad lógica de tener que demostrar cómo se preveía cubrirlos con Recursos del Ejercicio y en qué condiciones precisas.

Ahora, en cambio, se asume que tales vencimientos de deuda no tendrán amortizaciones netas, con extinción de las obligaciones de capital, sino que las mismas quedan sujetas a refinanciación – en el caso argentino, por refinanciación total, hasta el último centavo – dado que se sobrentiende que tales compromisos se cubrirán pagando las deudas con nuevas deudas.

Y esto es así porque se sigue una premisa ideológica o dogmática que sostiene que no hay problema en tomar deuda sin capacidad de repago en forma indefinida – como la que toma la Argentina – mientras haya fondos suficientes para poder vivir pagando los intereses (que son Gasto Público Corriente) y refinanciar entonces permanentemente el capital o principal; a la vez que tomando deuda adicional con el mismo criterio.

Este principio, lógica y financieramente irracional, es la clave del Sistema de Deuda Pública Perpetua que rige en la Argentina desde hace 40 años y que nos mantiene dentro de un esquema inexorable de deuda impagable.

LA DEUDA COMO CAUSA

Una de las claves del funcionamiento impune de este mecanismo de re-endeudamiento permanente es la complicidad de los gobiernos de turno, de la oposición política y de los portavoces del establishment financiero en el ocultamiento a la opinión pública de la deuda como principal factor causal del déficit fiscal.
El Sistema de la Deuda introduce y sostiene una distorsión en la estructura de gastos y de financiamiento del Estado:

En primer lugar, se soslaya la gravedad del peso del monto de la Deuda Pública y el altísimo costo de los Intereses a Pagar por la misma. Este año, los intereses son el 10.4 % del Gasto Total pero constituyen el 20.5 % del Gasto de la Administración Central (247.300 M$ / 1.205.000 M$), ya que los otros dos grandes sectores de la Administración Nacional – Organismos Nacionales e Instituciones de la Seguridad Social – no tienen deuda o bien sus montos son irrelevantes. Esto significa que 1 de cada 5 $ del Gasto Público de la Administración Central se destina a pagar servicios por intereses.

Igualmente se omite comparar el peso relativo por superioridad del gasto público por Intereses de la Deuda con respecto al de los otros rubros más importantes del Gasto Total: 97.500 M$ de Seguridad, 94.000 M$ de Defensa, 131.000 M$ de Educación, 14.000 M$ de Ciencia/Tecnología, 46.300 M$ de Salud y 153.600 M$ de Energía/Minería, entre otros.

La Ley de Presupuesto - que emite el Congreso - hace una delegación cuasi-irrestricta de las facultades de endeudamiento al Poder Ejecutivo que le permite cualquier cosa en materia de aceptación de costos, honorarios y gastos en la ejecución de la política de endeudamiento del Estado; y de cuyos montos nadie sabe o pide informaciones ni mucho menos explicaciones.

El gasto por la Deuda Pública y el costo de sus Intereses también aumenta el déficit fiscal por la aceptación de condiciones gravosas de endeudamiento y, sobre todo, por la política actual de conversión de Deuda intra-Estado en nueva Deuda Externa oficial, que conlleva la aceptación de altísimas tasas en moneda extranjera y la vulnerabilidad por riesgo cambiario de las nuevas obligaciones.

Para poder garantizar el pago de los nuevos y crecientes servicios de intereses en moneda extranjera – los correspondientes a la deuda actual y los que se prevé requerir como deuda futura - el gobierno Macri, a través del Banco Central (BCRA) mantiene una política de retraso cambiario, porque el Estado recauda en pesos pero los intereses se pagan mayoritariamente en dólares.

Tal atraso cambiario – combinado con las altas tasas de interés que promueve el BCRA – genera recesión económica, con sus secuelas directas de menor actividad y empleo; y con ello se afecta la Recaudación Impositiva y Previsional, que contribuyen también al Déficit Fiscal en forma complementaria al mayor aumento del gasto por intereses y gastos conexos del servicio de la Deuda.

Más aún, el aumento de las tasas de interés que pagan el Tesoro y el BCRA fijan un piso cada vez mayor no sólo al gasto público por este concepto (fiscal y cuasi-fiscal) sino que además su efecto se transmite a toda la Economía en su conjunto, porque la Tasa de Interés también es un factor de Inflación y, como tal, erosiona los recursos del Estado y eleva el Gasto Público.

La combinación oficial deliberada de retraso cambiario y altas tasas de interés locales induce hoy – a niveles históricos récord – el negocio financiero-especulativo que no sólo des-estimula las inversiones directas sino que contribuye a desviar el crédito con destino productivo porque es el gobierno el que absorbe la mayor cantidad de recursos para sostener así el costo del endeudamiento público.

Sintetizando lo dicho hasta aquí (porque la lista de causas y efectos podría seguir): que quienes se rasgan las vestiduras lamentándose de los altos costos reales de las remuneraciones del sector público, de la presión tributaria o de los costos logísticos y laborales existentes en la Argentina, notablemente soslayan incluir este macro-problema o problema fundamental en las finanzas públicas y en la economía nacional que es el de la deuda impagable del Estado y sus consecuencias.

Paradójica, o sintomáticamente, las autoridades gubernamentales y los portavoces del establishment se lamentan así de los costos distorsivos que pesan tanto en la Economía como en las Finanzas Públicas y Privadas pero omiten ostensiblemente mencionar el costo del Sistema de la Deuda Impagable como factor causal y no solamente como consecuencia retro-alimentaria del déficit del Estado.

(*) Asesor del FORO ARGENTINO de la DEUDA EXTERNA
Foro Regional La Plata, Berisso y Ensenada
https://www.facebook.com/foro.laplata?ref=hl
@forodeudalp
http://forodeudalp.blogspot.com.ar/
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Archivo: GIULIANO ARTICULO 2017 05 12 DP Y DEF F
1 Las abreviaturas M$/MD significan Millones de Pesos/Dólares respectivamente y se expresan siempre con redondeo, por lo que pueden darse mínimas diferencias entre totales y sumatoria de términos.
Las conversiones están hechas todas al tipo de cambio de 17.92 $/US$ previsto en la Ley 27.341 de Presupuesto 2017.
2 Todos estos datos están tomados de los presupuestos nacionales respectivos y/o según los mensajes correspondientes a los Proyectos de Ley del Poder Ejecutivo al Congreso.

Hasta ahora lo mejor que recibe el Riachuelo además de buenas intenciones es el agua de lluvia.  Gestionar sus serias y profundas problemáticas siempre es como abrir expedientes en la luna …

Los integrantes del Cuerpo Colegiado creado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación para supervisar el cumplimiento de su sentencia sobre saneamiento y recomposición del Río Matanza Riachuelo nos reunimos con la presidente de la Autoridad de cuenca M-R ( ACUMAR ) el martes 25 de marzo. Las expectativas no son halagüeñas. “los indicadores del plan siguen siendo de gestión y no de resultados, nos  informan que hay 5.200 millones de dólares invertidos y que  se cumplió solo el 20% de la sentencia. Seguimos sin saber donde se invirtió o gastó tanto  dinero. En el presente año ACUMAR  solo ejecutó el 4.33 % de su presupuesto, es la ejecución más baja de toda la administración pública, cuando el promedio a esta altura del año ronda el 22 %, ,  dando la pauta de la ineficiencia, del escaso  nivel de ejecutividad de la sentencia de la Corte. Un ejemplo es el traslado del mercado de Liniers que avanzó solo un ínfimo porcentaje cuando lo proyectado era completarlo en el presente año.

Ante insistentes reclamos, el reciente 23 de marzo ACUMAR aprobó la resolución 46 /2017 sobre vertidos industriales, donde se permitió poner PLAZOS de 7,15 y 20 años cuando la CSJN hace casi 9 años daba como el más extenso, 1 año. ¿ Sabrá ACUMAR que a mayor PLAZO, más enfermedades y más muertes ?,    además  autoriza  volcar al río 9 sustancias químicas que están prohibidas por nuestra legislación, y en el mundo, autorización aberrante en un organismo con centenares de profesionales que lo asesoran para  cumplir los objetivos del fallo del 8/7/2008 . Evidentemente una majestuosa incompetencia.
La sustancia más costosa que arrojamos al Río, desatendiendo las necesidades de nuestros compatriotas, es el RECURSO PRESUPUESTARIO y el contamínate mayor de la cuenca es la CORRUPCIÓN con impunidad, la indignación de los Ciudadanos y Contribuyentes al verse estafados por  la dirigencia está rebasando el límite de lo aceptable. Estaba naturalizada la contaminación, ahora están naturalizando la ineficiencia con corrupción.

Sin Organismos de CONTROL eficientes,  el PODER dilapida nuestros RECURSOS,  y prioriza según sus INTERESES.

No debemos permitir esta ineficiencia que configura abandono de personas,  causando  enfermedad  y muerte. La resolución de Acumar acá citada sumó contaminantes orgánicos a los elementos ya autorizados.

Acumar fijó límites de concentración de contaminantes sin considerar el total de descargada ni el efecto de los contaminantes.

Para ACUMAR  no será relevante monitorear la presencia de varios contaminantes orgánicos en la cuenca, como ser el arsénico total, cadmio total, o mercurio total, Y para algunos usos también considera que no es importante analizar la presencia de coliformes fecales y escherichia coli.

El análisis para medir aceites y grasas en el agua será subjetivo.. Dice la resolución que " deben estar presentes en concentraciones que sean detectables a simple vista o por el olor". Por ende, el parámetro queda supeditado a un análisis subjetivo y no científico.

Como queda expuesto, la Res. 46/2017 adoptada por ACUMAR no es un acto que contribuya a la solución de la problemática de los vertidos de sustancias contaminantes en la Cuenca Matanza–Riachuelo..

Se advierte que con los límites de contaminación que la Resolución 46/2017 considera aceptables tanto para los efluentes como para la calidad del río, no se
avisora la recomposición de las aguas como lo ha ordenado la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Se advierte asimismo la ausencia de cualquier consideración sobre el comportamiento posible de los sedimentos del lecho, en caso que se produjeran cambios en la calidad de las aguas Por lo expuesto, la Res. 46/2017 debe ser modificada a la brevedad integrando todos los aspectos expuestos en el informe presentado a ACUMAR  y a la Justica por el Cuerpo Colegiado. A esto se comprometió la Lic. Gladys Gonzalez como Presidente de ACUMAR.

Seguimos extrañando la presencia del Defensor del Pueblo de la Nación, ni el anterior gobierno ni el actual encontraron entre los 40.000.000 de ciudadanos, una persona proba, notable,  para ejercer la función, ¿ un poco raro no ? tan raro como que a casi 9 años del fallo de la CSJN estemos como si recién empezáramos la tarea, si nos enfocamos en lo que realmente da identidad a la gravedad de esta cuenca, como son los metales pesados que incluyen los vertidos industriales. Donde se avanzó,  es en lo atinente a la contaminación visual, o lo que comúnmente se denomina la cosmética y el maquillaje la cuenca ...

Estimo y dicho con todo respeto,  que los funcionarios de la Jefatura de Gabinete, el Lic. Peña, el Lic. Lopetegui, y el Lic. Quintana,  debieran comprometerse en mayor medida con esta importantísima y gravísima causa.

EL FALLO DONDE LA CSJN ORDENÓ SANEAR LA CUENCA NO SE CUMPLE ¿  Y  ?

NECESITAMOS PRISIÓN EFECTIVA PARA LOS DIRECTIVOS DE INDUSTRIAS CONTAMINANTES Y QUIENES LA PERMITAN.

RIACHUELO RECOMPUESTO PARA CRECER Y VIVIR  SANOS … JUSTICIA YA !!

SANEAR Y RECOMPONER EL RIACHUELO SE PUEDE, CAMBIEMOS !!

LA VOZ QUE MÁS HABLA DE NOSOTROS,  ES AQUELLA QUE SALE DE LA BOCA DE NUESTRO RIACHUELO.

UN RIACHUELO LIMPIO,  EQUIVALE A MUCHOS POLÍTICOS HONESTOS.

POR UN RIACHUELO SANEADO FUENTE DE VIDA Y DE TRABAJO.

Alfredo Alberti - Presidente de Asociación de Vecinos La Boca
Miembro del Cuerpo Colegiado en la causa Matanza Riachuelo designado  por la CSJN
www.avelaboca.org.ar

P/D

Copio el Link  https://www.youtube.com/watch?v=1Kq7rKuL3aQ&feature=youtu.be  con el reportaje emitido por canal Metro en el programa “ Fuera de Control”  el martes 2 de mayo 2017, al Presidente de Asociación de Vecinos La Boca  Alfredo Alberti, respecto  la situación actual del Matanza Riachuelo,  la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo ( ACUMAR ) y sus ineficientes resoluciones para controlar los vertidos industriales.

Página 5 de 68

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria